¡Acaba con el síndrome del impostor en el trabajo!

  • Aprende qué es controlable: Identifica los factores que dependen de ti y los que no.
  • Reconoce los límites de tu conocimiento: Acepta que nadie sabe todo y que aprender es un proceso continuo.
  • Mantén una lista de logros: Recuerda tus éxitos para contrarrestar los sentimientos de autoduda.
  • Tómate descansos: Aléjate cuando te sientas abrumado por pensamientos negativos.
  • Reenmarca tu perspectiva: Intenta ver los retos como oportunidades para crecer y aprender.
  • Colabora: Trabaja con otros para desarrollar tus habilidades y sentirte más apoyado.
  • Practica la confianza: Vocaliza tus logros y adopta hábitos que aumenten tu confianza.

¿Qué es el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor es una sensación persistente de inseguridad y autoduda que impide apreciar los propios logros. Las personas que lo experimentan se sienten como impostores, como si no merecieran su posición, salario o elogios. Este sentimiento puede ser tan intenso que temen que sus compañeros, amigos o familiares descubran que son un fraude.

Causas del síndrome del impostor

Existen dos fuentes principales:

  • Internas: Crianza sin elogios o con elogios excesivos.
  • Externas: Dinámica de la oficina que genera sentimientos de inadecuación, como:
    • Diferencias de confianza
    • Falta de inclusión
    • Industria altamente competitiva

Identificando el síndrome del impostor en el trabajo

El síndrome del impostor puede manifestarse en cinco tipos según la Dra. Valerie Young:

  • El perfeccionista: Se centra en realizar tareas sin errores.
  • El experto: Intenta demostrar su conocimiento en todos los ámbitos.
  • El solista: Trabaja de forma independiente y evita pedir ayuda.
  • El genio natural: Se establece estándares inalcanzables y cree que debería tener éxito en todo al primer intento.
  • El sobrehumano: Intenta cumplir todos los roles y se siente decepcionado consigo mismo cuando no lo logra.
Leer Más:  Fortalece los lazos dentro de tu equipo y mejora los resultados del negocio

Cómo ayudar a alguien con síndrome del impostor

  1. Enseña lo que se puede controlar: Ayuda a establecer límites entre lo controlable y lo incontrolable.
  2. Reconoce los límites del conocimiento: Recuerda que nadie lo sabe todo y que reconocer las lagunas de conocimiento fomenta el crecimiento.
  3. Crea una lista de logros: Pide que escriban una lista de logros para consultarla en momentos de duda.
  4. Retrocede: Sugiere tomar descansos cuando se sientan abrumados por pensamientos negativos.
  5. Cambia su perspectiva: Enseña a reformular los nervios como entusiasmo por nuevos desafíos.
  6. Fomenta la colaboración: Destaca la importancia del trabajo en equipo para el desarrollo profesional.
  7. Transmite confianza: Inspira confianza reconociendo sus logros en las reuniones.

Cómo abordar el síndrome del impostor en el lugar de trabajo

  • Normaliza la conversación: Educa al equipo sobre el síndrome del impostor y sus soluciones.
  • Enfatiza lo individual: Evita las comparaciones y aprecia las habilidades únicas de cada empleado.
  • Crea una política de puertas abiertas: Fomenta un entorno donde los compañeros puedan discutir sus preocupaciones.
  • Promueve un enfoque de "error hacia adelante": Redefine los errores como oportunidades de aprendizaje.
  • Ofrece revisiones de desempeño regulares: Proporciona comentarios constructivos y positivos.
  • Demuestra confianza: Expresa confianza en el equipo y desafíalos con metas alcanzables.
  • Sé transparente: Establece criterios claros para las decisiones comerciales y brinda acceso equitativo a los recursos.
  • Fomenta la diversidad: Las prácticas de contratación inclusivas reducen el síndrome del impostor entre las minorías.

Recuerda, el síndrome del impostor es común entre los empleados talentosos. Al comprender y apoyar a quienes lo experimentan, puedes crear un lugar de trabajo donde todos se sientan valorados y apreciados por lo que aportan al equipo.

Leer Más:  Cómo impacta la deuda en la salud mental y el bienestar de las personas

Subir