Aprende a dejar de pensar demasiado con estos 8 fantásticos consejos

Consejos para dejar de pensar demasiado:

  • Respira profundamente
  • Encuentra una distracción
  • Ve el panorama general
  • Reconoce tus éxitos
  • Abraza tus miedos
  • Empieza a escribir un diario
  • Vive el momento
  • Pide ayuda

Cómo dejar de pensar demasiado: 8 estrategias

¿Alguna vez te has ido de una conversación sin tener idea de cómo fue? No estás seguro si fuiste lo suficientemente amable o si dijiste lo correcto. Es suficiente para que tus inseguridades se disparen. Durante el resto del día, es posible que tus pensamientos se fijen en lo que dijiste y en lo que podrías haber dicho en su lugar. Reproducir una conversación en tu cabeza es un ejemplo clásico de pensar demasiado, y todos son culpables de ello.

Es poco probable que puedas dejar de preocuparte por completo. Pero cuando piensas demasiado en todo y te sientes ansioso e inseguro acerca de tus decisiones, es hora de hacer algunos cambios. Comienza tu viaje de superación personal aprendiendo a dejar de pensar demasiado.

¿Qué es pensar demasiado?

Pensar demasiado es un proceso de pensamiento en el que reflexionas sobre eventos pasados, escenarios del peor de los casos o resultados futuros. Eso puede significar repetir conversaciones o considerar todas las posibles respuestas que no compartiste en una entrevista de trabajo. O pensar demasiado puede implicar cuestionar decisiones e imaginar los peores escenarios.

Este hábito, de pensar en el pasado "si tan solo" y en el futuro "qué pasaría si", a menudo está alimentado por la ansiedad y la preocupación. Estás ansioso por si cometiste un error o dijiste algo ofensivo, por ejemplo, o estás preocupado por si algo malo podría suceder en el futuro. Podrías pensar que si consideras estos escenarios lo suficiente, te consolarás o encontrarás soluciones a posibles problemas. Sin embargo, la mayoría de las veces, pensar demasiado solo te estresa y te impide vivir el presente.

Leer Más:  8 tipos de comunicación interna (y 4 factores que más importan)

¿Pensar demasiado es lo mismo que preocuparse?

Darle vueltas a una decisión es perfectamente normal y, por lo general, útil. Procesarás estos pensamientos para determinar la mejor opción en la situación. Preocuparse, que también es muy común, generalmente no está orientado a la acción ni es útil. Es posible que te quedes sentado con una situación durante demasiado tiempo reflexionando sobre los peores resultados que podrían surgir sin tomar una decisión sobre cómo lidiar con ello. Pero este proceso no te impide vivir tu vida.

Pensar demasiado te detiene en seco. Es imposible decidir o seguir adelante porque estás abrumado por tus pensamientos.

Subir