Autoconcepto: ¿Qué es y puede cambiar?

El Autoconcepto: La Clave para Conocerte a Ti Mismo

¿Qué es el autoconcepto?

El autoconcepto es el conjunto de creencias y conocimientos que tienes sobre ti mismo, lo que conforma tu identidad única. Incluye tu imagen personal, las características de tu personalidad y las actividades y valores que son importantes para ti. Lo que otros ven en ti también influye en cómo te percibes, por lo que tu autoconcepto también implica influencias externas.

El Autoconcepto y la Autoestima

Los autoconceptos son evaluaciones sobre ti mismo sin juicios. Representan hechos como "Soy enfermera", "Soy organizado" o "Mis seres queridos dicen que soy muy servicial". La autoestima, por otro lado, incluye juicios o sesgos. Las personas con alta autoestima se valoran a sí mismas y muestran altos niveles de confianza, viendo sus rasgos como positivos o reconociendo sus defectos de manera saludable.

En cambio, aquellos con baja autoestima se ven afectados por la duda, el diálogo interno negativo y la crítica, a pesar de tener muchas cualidades valiosas. La baja autoestima puede distorsionar tu autoconcepto. Por ejemplo, si eres una excelente enfermera pero te sientes agotada después de un período difícil en el trabajo, tus emociones podrían distorsionar tu imagen de ti misma.

Ejemplos de Autoconcepto

Tu autoconcepto incluye hechos sobre ti, como tu papel de padre o tu introversión. Aquí tienes tres ejemplos:

  1. Características físicas y rasgos de personalidad: Ser alto, un lector voraz o un profesional motivado son características innegables de tu personalidad que forman parte de tu autoconcepto.
  2. Trabajo o pasatiempos: Las actividades que realizas regularmente son partes de tu autoconcepto. Por ejemplo, tu trabajo como enfermera es un hecho, al igual que ser practicante de yoga o voluntario en un banco de alimentos.
  3. Roles: Tu autoconcepto es complejo. Desempeñas varios roles, como ser hermana, amiga o pareja amorosa. Ya sea que elijas estar en una relación o estés en ella debido a una estructura familiar, tu papel en ellas es integral para tu autoconcepto.
Leer Más:  Descubre el poder de las preguntas en las entrevistas de salida

El Desarrollo del Autoconcepto

Tu autoconcepto se desarrolla a lo largo de tu vida a través de tus interacciones con los demás y con el mundo que te rodea. Observas tu entorno, tus contribuciones a él y los comportamientos que exhibes, agregando esos rasgos sociales a lo que sabes sobre ti mismo.

Por ejemplo, puedes darte cuenta de que eres alto a una edad temprana porque eres más alto que tus compañeros de clase. Puedes saber que eres un buen oyente porque tu jefe lo ha mencionado en cada evaluación de desempeño. Al ganar una serie de carreras, puedes descubrir que eres un atleta fuerte.

¿Puede Cambiar el Autoconcepto?

Como muchos aspectos de tu autoconcepto dependen del contexto social y el crecimiento personal, tus percepciones pueden cambiar. Si naciste en Francia pero te mudaste a los Estados Unidos, es posible que te hayas considerado francés cuando eras niño, pero ahora estadounidenses. Si tuviste un alto rendimiento en un puesto profesional pero luchaste por obtener reconocimiento en uno nuevo, tu concepto de ser un empleado fuerte puede cambiar.

Estás evolucionando constantemente como persona, por lo que tiene sentido que tu autopercepción también lo haga. La investigación también muestra que los comportamientos que exhibes públicamente pueden cambiar tu autoconcepto. Por ejemplo, si actúas de cierta manera frente a otros, puedes internalizar ese comportamiento como parte de tu autoconcepto.

El Autoconcepto y el Desarrollo Profesional

Parte de tu autoconcepto es el ideal que tienes para ti mismo, que incluye tus metas profesionales. Comprender la diferencia entre tu yo profesional actual e ideal puede ayudarte a pavimentar el camino hacia la carrera que deseas, llenando las brechas de educación y habilidades.

Leer Más:  HRV: Una Métrica Esencial para la Salud y el Bienestar

El desempeño en el trabajo también puede influir en tu sentido de identidad. Si tus compañeros te felicitan constantemente por ser un jugador de equipo, reconocerás esto como parte de tu autoconcepto. Y reconocer una habilidad puede motivarte a impulsarla aún más.

El Poder del Autoconocimiento

El autoconocimiento te ayuda a tomar decisiones que se alinean con tus valores, actuar de maneras de las que te sientas orgulloso y buscar relaciones y oportunidades profesionales que nutran tu bienestar. Tómate un tiempo para reflexionar sobre tu autoconcepto y cuestionar tus impresiones de rasgos "buenos" o "malos". Tu autoestima podría estar nublando tu percepción, o podría haber características que puedas mejorar. En tiempos de autodescubrimiento, ser honesto sobre quién eres y quién quieres llegar a ser es clave para convertirte en tu yo ideal.

Subir