¡Basta ya de sabotearte a ti mismo!

7 consejos para dejar de sabotearte a ti mismo:

  1. Identifica lo que te desencadena y aprende de los patrones.
  2. Acomódate con el fracaso y comprende que está bien cometer errores.
  3. Habla tus preocupaciones y miedos en voz alta con personas en las que confíes.
  4. Escucha podcasts para inspirarte cuando te sientas desmotivado.
  5. Incorpora el bienestar espiritual en tu vida diaria.
  6. Date un capricho cuando logres algo.
  7. Dedica un tiempo a mirar hacia adentro y practicar el trabajo de sombras.

¿Qué es el autosabotaje?

El autosabotaje es cuando nos impedimos a nosotros mismos alcanzar metas, probar cosas nuevas o hacer algo que esté fuera de nuestra zona de confort. Nos impide lograr nuestro desarrollo profesional y personal.

Síntomas del autosabotaje

  • Baja autoestima y pocas probabilidades de tomar riesgos
  • El miedo al fracaso está constantemente en tu mente
  • Tus inseguridades te superan todo el tiempo
  • Evitas cosas en tu lista de tareas diarias porque estás "demasiado ocupado"
  • Te alejas de las cosas que son desafiantes, prefiriendo ser "realista"

Causas del autosabotaje

  • Relaciones pasadas poco saludables: Si tu pareja o tus padres no se preocupaban por tus sentimientos u opiniones, podrías acostumbrarte a permanecer callado para protegerte.
  • Deseo de control: Cuando te sientes en control de tu situación, te sentirás seguro en tu zona de confort. Pero podrías sabotear la situación cuando te veas obligado a enfrentar tus inseguridades o mostrar vulnerabilidad.
  • Miedo al éxito: Es posible tener miedo al éxito. Incluso cuando hemos trabajado duro para algo y sabemos que nos lo hemos ganado, el síndrome del impostor puede aparecer. Nos llena la mente de negatividad si carecemos de autoestima y nos sentimos como impostores.
  • Comportamiento aprendido de la infancia: Los niños son muy impresionables. Admiran a los adultos en sus vidas para modelar su comportamiento. Si los adultos a tu alrededor demostraron que está bien retirarse en el último minuto si las cosas no estaban a tu nivel o si no querían correr riesgos en lo que respecta a trabajos, podría haberse quedado contigo hasta la edad adulta.
Leer Más:  Microagresiones: El impacto sutil y dañino en la vida cotidiana

Subir