¡Cambia de rumbo profesional y descubre nuevas pasiones!

  • Evalúa tus valores fundamentales: Identifica qué valores son esenciales para ti y asegúrate de que tu nueva carrera esté alineada con ellos.
  • Realiza una autoevaluación: Utiliza pruebas de personalidad como Myers-Briggs o Keirsey Temperament Sorter para comprender mejor tus habilidades e intereses.
  • Establece contactos: Asiste a eventos de la industria y conéctate con personas que trabajan en los roles que te interesan.
  • Considera un coach profesional: Un coach de carrera puede ayudarte con la autorreflexión, el desarrollo de un plan de acción y la búsqueda de trabajo.
  • No tengas miedo de hacer un cambio: Nunca es demasiado tarde para seguir una carrera que te apasione.

¿Cuándo es el momento de un cambio de carrera?

La carrera profesional, como cualquier aspecto de la vida, tiene altibajos. Puede haber momentos de dedicación y compromiso, pero también de desmotivación o necesidad de descanso. Este último suele indicar que es hora de hacer una pausa, desconectar y recuperar energía.

Sin embargo, cuando el sentimiento es constante y persiste durante un periodo prolongado, es una señal para reflexionar sobre el encaje del trabajo en el proyecto de vida. Aquí tienes algunos indicios claros de que es hora de cambiar de carrera:

  • Sientes que tienes potencial sin explotar: Tu rol actual ya no te resuena tan profundamente como antes. Las tareas diarias y las responsabilidades a largo plazo, que antes te parecían atractivas, ahora se sienten rutinarias y tediosas. Puede que sientas que tus habilidades y experiencia no se aprovechan al máximo, o que faltan oportunidades de crecimiento profesional.

  • Has perdido la motivación: Cuando desempeñas un trabajo bien hecho, sabes que estás aportando valor a los objetivos y la visión a largo plazo de la organización. Esta alineación positiva te anima a cumplir con los plazos, apoyar a tu equipo y dar lo mejor de ti cada día. Un alto rendimiento también contribuye a tu crecimiento profesional y sentido de pertenencia a la empresa.

Cuando la motivación disminuye, la relación con el trabajo cambia drásticamente. Te sientes desconectado del trabajo y de la organización. La claridad que sentías sobre tu trayectoria profesional comienza a volverse borrosa y tu rendimiento disminuye. Los plazos pueden retrasarse, contribuyes al mínimo indispensable y puedes sentirte frustrado con las tareas laborales habituales.

La apatía hacia el trabajo es una señal clara de que algo debe cambiar. Si tienes dificultades para sentir que aportas valor a tu lugar de trabajo (y que tu lugar de trabajo no contribuye a tu crecimiento profesional), busca oportunidades que reavivan tu pasión y sentido de propósito.

  • Experimentas un aburrimiento eterno: Todo el mundo tiene días en los que no se siente entusiasmado con el trabajo. En su lugar, puedes encontrarte soñando despierto con tus próximas vacaciones o incluso con un nuevo puesto. Si este sentimiento empieza a extenderse de unos pocos días a casi todos los días, puede ser el momento de buscar tu siguiente paso.
Leer Más:  Mejora tu concentración para una memoria más nítida

El aburrimiento en el trabajo puede hacer que incluso las tareas pequeñas parezcan tediosas y dejarte con niveles de energía agotados al final de la jornada laboral. Cuando la sensación de temor hacia tu trabajo empieza a extenderse a otras áreas de tu vida, es una señal segura de que necesitas empezar a buscar trabajo.

  • La única razón para quedarte es el dinero: La compensación es sin duda una consideración importante a la hora de elegir un trabajo. Pero la satisfacción laboral depende de algo más que de un cheque mensual. El entorno de trabajo, la cultura del sector y las oportunidades de crecimiento personal contribuyen a tu sensación diaria de realización.

Confiar únicamente en un cheque como principal motivación puede llevar al agotamiento o a una sensación de vacío con el tiempo. Si tu entusiasmo por el trabajo disminuye y te preocupa el legado que dejas, es hora de recalibrar y encontrar un trabajo que contribuya a algo más que a tu plan de jubilación.

  • No ves un futuro en tu carrera actual: Si no te entusiasma subir de nivel en tu trabajo actual, plantéate si estás en el camino profesional correcto. Puede que te tomes cada día como viene y no pienses en hacia dónde quieres que vaya tu carrera en los próximos años.

Si adoptas el enfoque de vivir un día a la vez y evitas pensar en el futuro de tu trabajo o carrera, es una señal clara de que necesitas salir de tu rol actual y encontrar algo que te entusiasme perseguir.

  • El estrés define tu día: Todo trabajo tiene momentos o presiones desafiantes. Los desafíos pueden incluso ser lo que te motiva a presentarte al trabajo y rendir cada día. Pero cuando el estrés se convierte en la emoción definitoria de tu jornada laboral, es motivo de seria preocupación.

El agotamiento físico regular, las relaciones tensas o un equilibrio inexistente entre el trabajo y la vida privada son signos reveladores de que tu trabajo actual está erosionando tu bienestar. No siempre es fácil ver las señales. Reserva unos minutos cada día para escribir un diario, meditar o reflexionar sobre tu estado emocional en el trabajo para ganar claridad. Si el estrés eclipsa la satisfacción, indica que debes buscar opciones de trabajo y carrera más flexibles que alineen tus aspiraciones profesionales con tu salud general.

Leer Más:  El impacto de la pandemia en la salud mental de los padres trabajadores

Los pros y los contras del cambio de carrera

Cambiar de trabajo es tan emocionante como incierto. Es una oportunidad para aplicar habilidades transferibles y aprender otras nuevas para tu kit de herramientas profesional. Pero también es una elección anclada en preguntas sobre la seguridad financiera, los cambios culturales y las curvas de aprendizaje. Hacer un balance de los pros y los contras de adoptar una nueva trayectoria profesional puede ayudarte a prepararte para el viaje laboral que tienes por delante.

Pros de cambiar de carrera

Dar el salto a una nueva carrera es un movimiento audaz. Estos son algunos de los beneficios que puedes esperar:

  • Aprender nuevas habilidades: El aprendizaje continuo te mantiene comprometido con tu día a día, promueve hábitos saludables y contribuye a la longevidad en la vida posterior. Hacer el mismo trabajo día tras día puede hacerte sentir como si tu aprendizaje se hubiera estancado. Pasar a un nuevo trabajo te da la oportunidad de mejorar tus habilidades, aprender nuevas herramientas y adaptar tus habilidades transferibles a nuevos desafíos.

  • Obtener una nueva perspectiva: Permanecer en el mismo puesto puede ser reconfortante y familiar. Aunque no hay nada malo en anhelar la estabilidad, demasiado de lo mismo también puede llenarte de una sensación de estancamiento. Incluso si disfrutas de tu organización o trabajo, explorar nuevas oportunidades puede ser una experiencia rejuvenecedora. La transición te permite reevaluar tus fortalezas, hacer un poco de trabajo interior y realinearte con tus valores y aspiraciones personales.

  • Ponerte al volante: Cambiar de trabajo te pone en control de tu trayectoria profesional y te llena de nueva ilusión. El enfoque proactivo te permite dar forma a tu trayectoria profesional y perseguir activamente puestos que se alineen con tu visión de carrera. Del mismo modo, tomar el control de una transición de carrera puede impulsar tu confianza, reforzando tu creencia en tus capacidades y toma de decisiones.

  • Encontrar una competencia central: Un cambio de carrera requiere que evalúes tus habilidades y fortalezas básicas y que continúes construyendo tu carrera a partir de ellas. El proceso introspectivo te ayuda a afinar lo que realmente te impulsa. Aunque es un proceso difícil, te ayudará a posicionarte en un puesto que capitalice tus competencias y te aporte una mayor satisfacción laboral.

  • Ampliar tu red: Cambiar de puesto y de sector te abre nuevas vías para establecer contactos y aprender de nuevos colegas y posibles mentores. Relacionarse con diversos profesionales te expone a nuevas perspectivas, enriqueciendo tus conocimientos y tu perspectiva profesional. Además, las nuevas conexiones pueden ofrecer poderosas oportunidades de tutoría que allanarán el camino para futuras colaboraciones, empresas o crecimiento profesional.

Leer Más:  Descubre el espectro del bienestar: desde el estancamiento hasta el progreso

Contras de cambiar de carrera

Tomar un giro brusco en tu trayectoria profesional requiere una consideración cuidadosa. Aquí tienes algunas desventajas para las que debes prepararte:

  • Inseguridad financiera: Dejar atrás un trabajo estable y remunerado y volver a entrar en el mercado laboral puede presionar tus finanzas. Analiza cuidadosamente tu bienestar financiero para asegurarte de que tienes el apoyo necesario para seguir adelante sin sacrificar elementos esenciales como la cobertura sanitaria o el pago del coche. Un asesor financiero puede ayudarte a elaborar un plan de acción para amortiguar tu transición sin sacrificar tu bienestar financiero a largo plazo.

  • No todo sale exactamente según lo previsto: Puedes sentir incertidumbre, eso es normal. Está bien no tener todo mapeado con precisión. E incluso si lo mapeas, es probable que necesites ajustar partes de tu plan a lo largo del camino. Cada uno de estos pasos ofrece valiosas oportunidades de aprendizaje y crecimiento. Leer libros sobre cambio de carrera puede ayudarte a abordar la transición con flexibilidad y adaptabilidad, transformando la fase de transición en una valiosa experiencia de aprendizaje. Trabajar con un asesor de transición profesional puede ayudarte a guiarte durante estos desafiantes momentos de incertidumbre.

  • Curva de aprendizaje: Cambiar de sector te introduce en un nuevo mundo de habilidades. La curva de aprendizaje para entrar en un nuevo sector puede ser discordante, especialmente si cambias de carrera después de los 40 años, en un puesto de nivel medio o alto. Adquirir nuevas habilidades de forma proactiva y sumergirte en el sector mediante la obtención de certificaciones, la realización de prácticas o la concertación de entrevistas informativas puede ayudarte a prepararte para cubrir posibles lagunas en tu desarrollo profesional. Aceptarás pequeños fracasos y te abrirás a oportunidades imprevistas.

  • Presión para demostrar tu valía: Como alguien que cambia de carrera, puedes sentir la presión de demostrar el valor que aportas a los nuevos gerentes y colegas. Es probable que tengas que salir de tu zona de confort y realizar tareas laborales con las que no estás familiarizado. Recuerda que tu carta de presentación y tu currículum fueron aceptados. Impresionaste en tu entrevista de trabajo y conseguiste el puesto por una razón. Cree en ti mismo y canaliza tu autocompasión. Te ayudará a integrarte más fácilmente en tu nuevo entorno.

  • Mayor competencia: Puede que sientas que entrar en un nuevo sector te pone en desventaja en comparación con los candidatos y colegas más establecidos. Si bien los candidatos experimentados aportan un profundo conocimiento del sector, tu formación diversa aporta habilidades y perspectivas únicas. Tómate el tiempo necesario para familiarizarte con la organización y el sector. Un cuidadoso posicionamiento demostrará que tienes lo necesario para aprender y contribuir eficazmente.

Subir