¡Carrera ascendente o salto de rana: qué camino tomar?

  • Considera tus opciones: Examina los pros y los contras de permanecer en tu trabajo actual o buscar nuevas oportunidades.
  • Haz una lista de tus prioridades: Determina qué es más importante para ti, como la estabilidad, el crecimiento profesional o la adquisición de nuevas habilidades.
  • Busca un equilibrio: Intenta encontrar un equilibrio entre la estabilidad y el crecimiento. No te quedes demasiado tiempo en un trabajo que no te desafía, pero tampoco saltes de trabajo en trabajo sin construir una base sólida.
  • No tengas miedo de los cambios: No dudes en cambiar de trabajo si crees que es lo mejor para tu carrera. Recuerda que nada es permanente y siempre puedes ajustar tu trayectoria profesional en el futuro.
  • Construye tu red: Conecta con otros profesionales en tu campo y asiste a eventos de networking. Esto te ayudará a descubrir nuevas oportunidades y a mantenerte actualizado sobre las tendencias de la industria.
  • Desarrolla habilidades transferibles: Adquiere habilidades que te hagan valioso en diferentes roles y empresas. Esto te dará más opciones y flexibilidad en tu carrera.
  • Sé adaptable: Prepárate para adaptarte a nuevos entornos y desafíos. La capacidad de adaptarse rápidamente te hará más atractivo para los empleadores potenciales.
  • No te preocupes por las etiquetas: No te preocupes por ser etiquetado como "saltador de empleo". Si tienes buenas razones para cambiar de trabajo, los empleadores lo entenderán.
  • Recuerda que estás aprendiendo: Cada nuevo trabajo es una oportunidad para aprender y crecer. Aprovecha cada experiencia para mejorar tus habilidades y conocimientos.

¿Es mejor permanecer en un mismo empleo o saltar entre diferentes trabajos?

Esta es una pregunta común que se hacen muchos trabajadores. En Estados Unidos, la tasa de rotación de empleados en 2021 fue del 57,3 %, la mayoría de las cuales fueron salidas voluntarias. Además, el 33 % de las personas que renunciaron a sus empleos lo hicieron dentro de los 90 días posteriores a su contratación. Estas personas encontraron su respuesta y optaron por el salto de rana.

Leer Más:  Cautiva a tu audiencia con ganchos excepcionales para presentaciones

El salto de rana es una tendencia creciente entre las generaciones más jóvenes, con un promedio de poco más de dos años y medio en un empleo para los millennials. Mientras tanto, la Generación X (1965-1980) y los Baby Boomers (1946-1964) pasan más de cinco años en un puesto.

Estas cifras reflejan las ventajas de ambas estrategias profesionales. Permanecer en tu empresa actual por un tiempo puede brindar estabilidad, lo cual es excelente si estás planeando una gran compra o estás comenzando una familia. Pero cambiar de trabajo diversifica tus habilidades, te convierte en un empleado más completo y te permite probar las aguas en diferentes empresas.

Las decisiones más difíciles son aquellas entre dos buenas opciones: un trabajo que ya te gusta y un trabajo que te podría gustar más.

Comienza por enumerar tus ventajas y desventajas y decidir con qué tipo de concesión te sientes más cómodo. Poner todo en una página puede ayudarte a aliviar tu parálisis por análisis y a sentirte entusiasmado con el futuro.

¿Es mejor permanecer en un empleo por mucho tiempo?

Comencemos examinando tu puesto actual. Permanecer en tu empresa por un período más prolongado beneficia tu desarrollo personal y profesional y te ayuda a cultivar una imagen confiable. Trabajarás en los mismos proyectos y tendrás mentores consistentes en empleados sénior. Pero aferrarte a un trabajo significa decir "no" a nuevas oportunidades potencialmente emocionantes.

Ventajas de permanecer en tu empresa actual:

  1. Mayor estabilidad:
    Si tu trabajo actual paga bien, tiene un buen equilibrio entre el trabajo y la vida privada y está comprometido a mantenerte cerca, podrías considerar quedarte. Este tipo de estabilidad podría ayudarte a alcanzar objetivos personales fuera del lugar de trabajo o a comprender mejor cuándo puedes alcanzar tus objetivos financieros.
  2. Mejores posibilidades de ser promovido:
    Nunca aprenderás a ascender en una empresa si no te quedas el tiempo suficiente. Los empleadores promueven a las personas que demuestran un profundo conocimiento institucional, un compromiso con la cultura de la empresa y un historial de éxito. Si te preguntas cuánto tiempo debes permanecer en un trabajo, debes saber que puede llevar hasta cinco años adquirir estos rasgos y ascender en la escala, algo que debes considerar si quieres convertirte en gerente algún día.
  3. Lazos más profundos con tus compañeros de trabajo:
    Después de un tiempo en un trabajo, una empresa puede sentirse como un hogar. Los buenos compañeros de trabajo crean excelentes entornos de trabajo, por lo que podría valer la pena cultivar esas relaciones laborales. Esto puede ayudarte a mejorar tu satisfacción laboral y tu felicidad y bienestar general.
  4. Un mayor nivel de experiencia:
    Se necesitan algunos años para sentirse realmente cómodo en un trabajo, y nadie estará más calificado que tú. Además de tus habilidades técnicas, habrás encontrado eficiencias para facilitar el trabajo. Puedes anticiparte a las necesidades de tu jefe y saber a quién llamar cuando necesitas ayuda urgente. Estas son todas cosas que debes volver a aprender en un nuevo puesto.
Leer Más:  Agotamiento mental: síntomas, causas y formas de afrontarlo

Desventajas de permanecer en una empresa:

  1. Crecimiento profesional potencialmente más lento:
    Si juegas bien tus cartas, puedes obtener un ascenso, pero a veces, factores fuera de tu control pueden obstruir tu trayectoria profesional. La política de oficina y los conflictos interpersonales pueden eclipsar tu desempeño excepcional. Tu empresa también puede optar por contratar a alguien nuevo en lugar de promover desde adentro, lo que podría ser una señal de que necesitas un nuevo trabajo.
  2. Aumentos más pequeños:
    Si tu objetivo es ganar un salario progresivamente más alto, permanecer en una sola empresa puede no ser la mejor opción. A cambio de una compensación como seguro médico, tiempo libre remunerado y estabilidad a largo plazo, es posible que debas aceptar aumentos más pequeños y menos frecuentes. Cambiar de empresa implica negociar un nuevo salario, por lo que podrías tener mayores aumentos.
  3. Riesgo de sobreespecialización:
    Permanece en un trabajo el tiempo suficiente y te volverás indispensable para la empresa, a veces hasta cierto punto. Tu experiencia puede hacerte irremplazable, lo que significa que eres más valioso en tu puesto actual que en un puesto sénior.

Subir