Combatiendo los ambientes laborales hostiles: prevención y gestión

Si eres un empleado en un entorno de trabajo hostil:

  • Presenta una queja formal al departamento de RR. HH.
  • Recopila y documenta pruebas de acoso o comportamiento hostil.
  • Toma nota de cualquier testigo.
  • Busca asesoramiento legal si es necesario.
  • Prioriza tu salud mental y bienestar.

Si eres un empleador:

  • Establece pautas y políticas escritas.
  • Realiza capacitaciones obligatorias.
  • Investiga todas las quejas.
  • Haz que las personas rindan cuentas por su conducta.

Para prevenir un entorno de trabajo hostil:

  • Crea una política de tolerancia cero.
  • Capacita y educa a tus empleados con frecuencia.
  • Aborda la cultura en toda la fuerza laboral.
  • Considera el coaching para ayudar a identificar sesgos ocultos y reforzar comportamientos positivos.
  • Toma medidas cuando algo esté mal.

Comportamientos que crean un ambiente laboral hostil

Los ambientes laborales hostiles son aquellos en los que el comportamiento inapropiado crea acoso laboral, haciendo que los empleados se sientan inseguros y dificultando o imposibilitando el desempeño de sus funciones. Estos comportamientos pueden manifestarse de diversas maneras:

  • Conducta no deseada basada en raza, color, religión, sexo (incluida la orientación sexual, la identidad de género o el embarazo).
  • Conductas no deseadas basadas en el origen nacional, la edad o la información genética.
  • Acoso sexual o contacto físico no deseado.
  • Bromas ofensivas (a menudo dirigidas a personas de categorías protegidas).
  • Discusiones sobre sexo o actos sexuales (incluido lenguaje abiertamente sexual).
  • Comentarios no deseados sobre la apariencia física.
  • Términos, fotos o insultos racistas u ofensivos.
  • Gestos inapropiados.
  • Contacto físico o contacto no deseado.
  • Intimidación o manipulación en el lugar de trabajo.
  • Sabotaje intencional del trabajo o la carrera de un empleado.
  • Otros comportamientos discriminatorios contra categorías protegidas por la EEOC.
Leer Más:  El valor del trabajo en equipo: claves para el éxito laboral

Manejo de un ambiente laboral hostil

Como empleado:

  • Presenta una queja formal a RR.HH.: Protege tus derechos legales y solicita la intervención del departamento de Recursos Humanos.
  • Recopila y documenta pruebas: Anota cuidadosamente los incidentes de acoso, especialmente si son persistentes o prolongados.
  • Identifica testigos: Es probable que otros hayan presenciado comportamientos hostiles. Toma nota de los testigos y su testimonio.
  • Busca asesoramiento legal: Si tu queja no se toma en serio o el comportamiento hostil persiste, consulta con un abogado.
  • Protege tu salud mental y bienestar: Los comportamientos hostiles pueden afectar tu bienestar mental. Prioriza tu salud y bienestar tomando descansos o alejándote de las interacciones negativas.

Como empleador:

  • Establece normas y políticas escritas: El manual del empleado y el código de conducta deben definir claramente los comportamientos aceptables e inaceptables en el lugar de trabajo.
  • Implementa capacitaciones obligatorias: Educa a los empleados sobre el acoso laboral y la discriminación a través de capacitaciones periódicas.
  • Investiga todas las quejas: Ignorar las quejas puede tener consecuencias negativas para la organización. Investiga a fondo cada incidente.
  • Responsabiliza a las personas: Aborda las malas conductas y responsabiliza a quienes perpetúan comportamientos hostiles.

Subir