Cómo sobrellevar la decepción laboral y convertirla en un trampolín hacia el éxito

Consejos para lidiar con la decepción profesional:

  • No te obsesiones con ello por mucho tiempo.
  • Cambia la narrativa.
  • Aprende de la experiencia.
  • Planifica tu regreso.
  • Mantén la cabeza alta.
  • Establece expectativas realistas.
  • Recuerda que no estás solo.

¿Qué es la decepción laboral y cuáles son sus causas?

La decepción laboral implica una combinación de sorpresa y tristeza. Te sientes sorprendido cuando algo no sale como esperabas. Luego te sientes triste porque estás de duelo por la pérdida de lo que podría haber sido (o debería haber sido).

La decepción es dolorosa y algunas experiencias serán más difíciles de aceptar que otras. Perder tu trabajo probablemente dolerá más que que te nieguen una solicitud de vacaciones. Pero dentro de cada experiencia negativa, por pequeña que sea, hay una lección que aprender. El truco es abordar la decepción con la actitud correcta y evitar sucumbir a las emociones negativas.

Estas son algunas razones comunes por las que puedes experimentar decepción en el trabajo:

  • Te prometieron un ascenso pero se lo dieron a otra persona.
  • Tu jefe te dio todas las señales correctas: te invitó a reuniones departamentales, pagó tu capacitación adicional y luego dijo que estabas listo para un ascenso. Pero cuando finalmente se abrió un puesto, se lo dieron a otra persona.
  • Recibiste una oferta de trabajo decepcionante. Después de semanas de buscar un nuevo trabajo, pasar por entrevistas de trabajo y realizar pruebas de habilidades, una empresa finalmente te hizo una oferta, pero no se acerca al precio de mercado para una persona de tu calibre. El paquete de beneficios también es mediocre, lo que añade insulto a la lesión. Esta decepción profesional es especialmente dolorosa si estás desesperado por un nuevo puesto debido a un entorno de trabajo tóxico o al desempleo.
  • Un alto ejecutivo acaba de renunciar a tu equipo. Como gerente, pocas cosas son tan valiosas como los empleados confiables y de alto rendimiento. Por lo tanto, cuando uno de ellos te sorprende con una carta de renuncia, es difícil no tomárselo como algo personal.
  • Te despidieron. Es posible que hayas perdido tu trabajo debido a una decisión empresarial. Si tu empresa iba a cumplir sus objetivos financieros este trimestre, alguien tenía que irse y estabas en la lista de despidos. Alternativamente, es posible que hayas perdido tu trabajo debido a un error, lo que te llevó a otro nivel de desánimo. No solo estás decepcionado contigo mismo por perder tu trabajo, sino que también estás enojado contigo mismo por fallar tan estrepitosamente.
  • Te negaron tus días libres preferidos. Todos los años en diciembre, puedes planear un viaje a la casa de tus padres para las fiestas. Siempre solicitas tus días libres con semanas de anticipación y, una vez aprobados, compras tus boletos de avión. Pero la semana antes de tu vuelo, tu jefe podría decir que es tu turno de estar de guardia en caso de emergencias. Esto significa que ya no puedes salir de la ciudad, tienes que estar disponible con poca antelación para ir a la oficina.
Leer Más:  ¡Redefine tu camino con el coaching de estilo de vida!

Independientemente de tu situación, tu decepción es válida. Cuando tienes un plan para tu trayectoria profesional que no sale como esperabas, necesitarás tiempo para recuperar tu confianza.

Pero lo peor que puedes hacer ahora es castigarte. Habla con tu mejor amigo, llora un poco y tómate un tiempo para cuidarte. Luego prepárate para aprender de tus fracasos pasados y planear la siguiente fase de tu desarrollo profesional.

Cómo lidiar con la decepción en el trabajo

Superar la decepción es una de las cosas más valiosas que puedes aprender. La vida nunca dejará de lanzarte bolas curvas, y la forma en que te adaptes dice mucho sobre tu carácter.

Aquí tienes algunas estrategias sobre cómo lidiar con una decepción aplastante:

  1. No te quedes estancado en ella por mucho tiempo

Pase lo que pase, necesitarás tiempo para superarlo. Asegúrate de tomarte el tiempo suficiente para cuidarte. Desahógate en el gimnasio de boxeo, llora con tu película favorita y céntrate en tu familia y seres queridos por un tiempo. Hacer las cosas que te gustan puede ayudarte a recalibrar después de una experiencia difícil.

Y si tienes dificultades para recuperarte, considera hablar con un profesional de la salud mental. Pueden darte estrategias de afrontamiento más saludables y ponerte en el camino hacia la recuperación.

Pero no permitas que te consuma. Date algo de tiempo para lamerte las heridas. Cuando comience a doler menos, estarás listo para hacer un plan de acción.

  1. Cambia tu narrativa

Después de alejarte un poco de la experiencia, intenta verla desde una perspectiva diferente. Por ejemplo, si te despidieron, considera el punto de vista de tu gerente. Si te reprendieron varias veces por el mismo error, tendrías que solucionar el problema antes de comenzar tu próximo trabajo.

Leer Más:  Potencia tu articulación: Guía para hablar con claridad y confianza

Y si realmente te despidieron de repente, ten la seguridad de que no fue completamente tu culpa, pero probablemente deberías buscar un ambiente de trabajo más saludable en tu búsqueda de empleo.

  1. Aprende de la experiencia

Después de examinar el incidente desde todos los ángulos, ¿qué puedes aprender? Si pensaste que tu jefe te ascendería sobre tu compañero de trabajo después de un par de meses en el trabajo, es posible que debas establecer expectativas más realistas y desarrollar tu autoconciencia. También es posible que desees asistir a cursos de desarrollo profesional para ampliar tu conjunto de habilidades. Estas lecciones te ayudarán a largo plazo.

  1. Planea tu regreso

Tendrás que recuperarte eventualmente. Interioriza tus lecciones y crea un plan sobre cómo quieres recuperarte de este revés.

Después de que te nieguen un ascenso, es posible que desees actualizar tu perfil de LinkedIn y comenzar a buscar un nuevo puesto. Si prefieres quedarte en tu empresa, pídele a tu jefe comentarios para saber cómo convertirte en un colaborador más valioso para el equipo.

  1. Mantén la cabeza en alto

Evita vincular tu autoestima a esta decepción. Tu carrera puede ser importante para ti, pero es solo una parte de quién eres. Concéntrate en las otras cosas buenas de tu vida, como tus amigos y familiares. Esto puede ayudar a aliviar el escozor.

Y, en el gran esquema de las cosas, recuerda que esto es un contratiempo en la gran historia de tu carrera. Toma lo que necesites y olvídate del resto.

  1. Establece expectativas realistas

Es menos probable que ocurra una decepción en el futuro si puedes gestionar las expectativas. Esto no significa perder la esperanza, sino todo lo contrario. Significa dar pasos más pequeños y alcanzables para construir tu confianza y progresar lentamente hacia tus metas.

Leer Más:  El secreto de la felicidad: El camino hacia el éxito y el bienestar

Mantén la cabeza baja y concéntrate en un paso realista a la vez. Cuando vuelvas a mirar hacia arriba, te sorprenderás de lo lejos que has llegado.

  1. Recuerda, no estás solo

No eres el primero en experimentar una decepción profesional y no serás el último. Los atletas profesionales perdieron juegos decisivos en campeonatos. Los directores ejecutivos fueron despedidos después de perder millones de dólares. No debes encontrar alegría en el sufrimiento de los demás, pero al menos puedes encontrar solidaridad.

Subir