Declinar una entrevista de trabajo: ¡una guía paso a paso!

Consejos para declinar una entrevista de trabajo respetuosamente:

  • Responde rápidamente, pero no demasiado rápido: Muestra que has considerado la decisión, pero no dejes pasar demasiado tiempo.
  • Sé cortés y muestra gratitud: Evita quemar puentes mostrando respeto y apreciación por la oportunidad.
  • Mantén los detalles breves: Proporciona una justificación vaga (por ejemplo, "Mis necesidades han cambiado") en lugar de dar razones específicas.
  • Recomienda a alguien más (opcional): Si conoces a alguien que sería adecuado, sugiere su información de contacto para una referencia.
  • Considera el medio: El correo electrónico suele ser apropiado, pero una llamada o un mensaje de voz pueden ser necesarios para relaciones establecidas.

¿Es poco profesional declinar una entrevista?

No, no es poco profesional. En promedio, los departamentos de recursos humanos reciben alrededor de 250 solicitudes por cada anuncio de trabajo. Si bien puede parecer un gran problema para ti, es parte de su flujo de trabajo diario. De los que se postulan para aproximadamente 10 trabajos, alrededor del 47% obtiene una entrevista. Si has llegado hasta aquí, creen que podrías ser el candidato adecuado. Pero no los dejarás con las manos vacías retirando una solicitud de trabajo. La honestidad les ahorra tiempo a largo plazo y un buen gerente de contratación apreciará tu transparencia.

¿Por qué alguien rechazaría una entrevista de trabajo?

Rechazar una entrevista de trabajo es más fácil cuando comprendes claramente tus razones para hacerlo. Esto requiere autoconocimiento sobre tus necesidades y cómo este trabajo no encaja con el resto de tu vida. Aclarar tus razones debería calmar cualquier temor persistente de perderte este trabajo. Te ayudará a estar seguro de que esta es la decisión correcta en este momento, incluso si tu situación cambia en el futuro.

Leer Más:  El poder del diario: cómo combatir la ansiedad a través de la escritura

Aquí hay algunos ejemplos de razones por las que podrías rechazar una entrevista:

  • Aceptaste otra oferta de trabajo.
  • La empresa muestra demasiadas señales de alerta.
  • Este siempre fue un trabajo de baja prioridad.
  • Tus planes de vida u objetivos profesionales han cambiado.
  • No puedes (o no quieres) invertir el tiempo.

Subir