Desarrollar la flexibilidad psicológica

Consejos para el usuario

  • Vive en el momento presente: Presta atención a tus pensamientos y sentimientos sin juzgarlos ni intentar cambiarlos.
  • Acepta tus pensamientos y sentimientos: Reconoce y acepta tus pensamientos y sentimientos, incluso si son difíciles.
  • Mantente fiel a tus valores: Identifica lo que es importante para ti y toma decisiones que se alineen con esos valores.
  • Separa tus pensamientos de ti mismo: Reconoce que tus pensamientos no son hechos sobre ti, sino simplemente pensamientos que pasan por tu mente.
  • Reencuadra tus pensamientos: Observa tus pensamientos desde una perspectiva diferente y desafía las interpretaciones negativas.
  • Toma medidas comprometidas: Actúa de manera que se alinee con tus valores y metas, incluso cuando sea difícil.

La flexibilidad psicológica: el secreto para vivir con propósito e intención

Enfrentamos constantemente situaciones y momentos que nos desafían y nos dejan una mezcla de sentimientos a menudo desagradables. Nos gusta pensar que podemos expulsarlos ya sea con lógica o pura fuerza de voluntad.

Ahí es donde entra la flexibilidad psicológica. Cuando aprovechamos esta mentalidad, podemos ver los problemas como lo que son y tomar decisiones más intencionales. Esta visión holística nos permite navegar en situaciones difíciles con más claridad y propósito, y ha demostrado mejorar nuestra calidad de vida (Eilenberg, Hoffmann, Jensen y Frostholm, 2017; Forman et al., 2012; Hayes, Luoma, Bond, Masuda y Lillis, 2006; Wicksell, Olsson y Hayes, 2011).

Esta guía explorará el papel de la flexibilidad psicológica y las formas de desarrollarla por ti mismo.

¿Qué es la flexibilidad psicológica?

La flexibilidad psicológica implica:

  • Permanecer en el momento presente
  • Mantenerse abierto a experimentar cualquier pensamiento y sentimiento que surja (bueno o malo)
  • Actuar al servicio de nuestros valores
Leer Más:  Psicología: Una carrera con infinitas posibilidades

La flexibilidad psicológica es un concepto central de la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), desarrollada por Steven C. Hayes.

Según el sitio web de Hayes, ACT es "una forma popular de psicoterapia basada en evidencia que utiliza la atención plena, la aceptación y los métodos basados en valores". Enseña a las personas estrategias para mantenerse presentes y conscientes, eligiendo responder de maneras que se alineen con sus valores y objetivos.

La flexibilidad psicológica apoya la regulación emocional y brinda a las personas una manera de realizar acciones más conscientes. Cuando una persona es psicológicamente flexible, tomará decisiones basadas en sus valores y creencias duraderas en lugar de en las emociones inmediatas a corto plazo que está experimentando.

Las características asociadas con la flexibilidad psicológica incluyen:

  • Tomar medidas proactivas en lugar de acciones reactivas
  • Regulación emocional
  • Reducción de la ansiedad y la depresión
  • Mayor resiliencia emocional
  • Una conexión más fuerte entre las familias

Por el contrario, podemos definir la inflexibilidad psicológica por las acciones tomadas en respuesta a una respuesta psicológica, independientemente de cómo se alineen con los valores de una persona.

Un individuo psicológicamente inflexible puede experimentar lo siguiente:
Depender del "mecanismo de afrontamiento de evitación"
Ansiedad o preocupación abrumadora
Falta de visión para el futuro
Incapacidad para reconocer patrones en su comportamiento

Subir