¡Descubre la motivación: el motor que impulsa el éxito!

Consejos para aumentar la motivación propia en el trabajo:

  • Renueva tu motivación encontrando un propósito mayor en tu trabajo.
  • Céntrate en la calidad y el orgullo por tu trabajo.
  • Inspírate en modelos a seguir, pero aprende de su proceso, no solo de sus logros.
  • Organiza tus objetivos en pasos manejables y significativos.
  • Practica la autocompasión y evita el diálogo interno negativo.

Consejos para motivar a los empleados:

  • Demuestra interés preguntando, escuchando y actuando en base a lo que dicen tus empleados.
  • Entrena y apoya a tus empleados, fomentando la seguridad psicológica y la confianza.
  • Valora las contribuciones individuales y de equipo a nivel más amplio.
  • Crea un ambiente de trabajo positivo y contagioso.
  • Empodera a tus empleados dando libertad de decisión y fomentando la iniciativa.
  • Preocúpate por la calidad de vida de tus empleados apoyando el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.
  • Invierte en el desarrollo profesional y el crecimiento de tus empleados.

¿Qué es la motivación?

La motivación es la fuerza interior que nos impulsa hacia algo que necesitamos o deseamos. Puede ser tan simple como la sed que nos lleva a buscar un vaso de agua o tan grande como el compromiso con un amigo para hacer un Ironman juntos, lo que nos motiva a nadar en el mar antes del amanecer cada día. En este sentido, la motivación es una fuerza que nos incita a actuar y a llevar las cosas hasta su finalización.

Tipos de motivación

Existen muchos tipos de motivación, pero generalmente se clasifican en dos categorías: intrínseca y extrínseca.

  • Motivación extrínseca: También conocida como "motivación de la zanahoria y el palo", los motivadores extrínsecos son externos. Pueden ser recompensas como el dinero o evitar impactos negativos como perder el trabajo. Con la motivación extrínseca, tenemos poco o ningún control sobre las consecuencias positivas o negativas en sí mismas. Sin embargo, estamos motivados para gestionar las áreas sobre las que tenemos control para obtener o evitar estas consecuencias.
  • Motivación intrínseca: Cuando estamos intrínsecamente motivados, completamos una tarea por el disfrute o el sentimiento de satisfacción que obtenemos al hacerlo. A diferencia de los motivadores extrínsecos, este tipo de motivación no es recompensada por factores externos. Los beneficios de emplear la motivación intrínseca en el lugar de trabajo incluyen mayores niveles de satisfacción de los empleados y menores índices de rotación.
Leer Más:  ¡Transforma tu vida con la ayuda de un coach!

Cómo aumentar la automotivación en el trabajo

  1. Renueva tu motivación: La motivación debe refrescarse, a veces diariamente. Cuando no obtenemos una recompensa inmediata o experimentamos placer al evitar una tarea tediosa, es importante recordar por qué lo que estamos haciendo es relevante o contribuye a algo más relevante. ¿Cómo? Llévalo al siguiente nivel y encuentra siempre el propósito más grande.
  2. Concéntrate en la calidad: Sé consciente del valor de tu trabajo y lo que refleja sobre ti. Siéntete orgulloso de tu artesanía, incluso cuando la situación priorice la cantidad: haz que tu trabajo sea lo mejor posible en las circunstancias. Muchas veces, establecemos objetivos cuantificables, como terminar 20 facturas. Cuando lo hacemos, solo nos centramos en alcanzar el número y es menos probable que prestemos atención a lo que estamos haciendo y disfrutemos del proceso.
  3. Deja que los modelos a seguir te inspiren: Tener a alguien a quien admiramos puede ser una forma poderosa de motivarse. Sin embargo, también puede ser frustrante si solo nos centramos en lo que ellos lograron y olvidamos el CÓMO. No envidies a la persona; no idealices. Aprende más sobre lo que los llevó a donde están y deja que te inspiren. Ya sea un compañero de trabajo o un famoso director ejecutivo, conoce sus historias.
  4. Organiza tus metas: Puede parecer obvio, pero a veces nos olvidamos de dividir nuestras metas en acciones manejables. Las victorias más pequeñas y frecuentes pueden crear impulso siempre que sean significativas y apunten claramente hacia el objetivo a largo plazo. Especialmente cuando tenemos mucho en nuestro plato, tendemos a perder el enfoque de qué y por qué estamos haciendo las cosas exactamente. Para mantenerte conectado con tu objetivo, debes tener una visión clara de cómo cada paso que das te acerca.
  5. Aprovecha tu autocompasión: Pocas cosas pueden disminuir la motivación más rápido que la duda y el diálogo interno negativo. No podemos hacer todo bien todo el tiempo. Así que trata de ser amable contigo mismo cuando ocurran errores.
Leer Más:  ¡La diversidad en tecnología es esencial para el éxito empresarial!

Subir