Descubre todo sobre los trastornos de ansiedad: síntomas, causas y tratamientos efectivos

Consejos para gestionar la ansiedad:

  • Adopta mecanismos de afrontamiento saludables que funcionen para ti.
  • Evita comportamientos dañinos: comer en exceso, aislarse, mala higiene, ver noticias en exceso.
  • Mantén una rutina y un horario (pero sé flexible y perdona contigo mismo).
  • Cuestiona los pensamientos ansiosos e irracionales con pensamientos útiles (sustituye "No soy competente" por "Estoy haciendo lo mejor que puedo").
  • Busca el apoyo de tus seres queridos.
  • Aplica técnicas de calma o relajación.
  • Habla con un terapeuta, un entrenador o participa en un grupo de apoyo para la ansiedad.
  • Céntrate en lo que puedes controlar en lugar de en lo que no (por ejemplo, si tienes miedo de enfermar, lávate las manos a menudo, practica el distanciamiento social y come alimentos nutritivos).
  • Previene el agotamiento creando horarios de trabajo y domésticos saludables y pidiendo apoyo cuando lo necesites.
  • Y si todo eso es demasiado ahora mismo, puedes centrarte en este sencillo acrónimo: GENIAL.
    • Gratitud: Afronta cada mañana y cada tarde con gratitud. Pregúntate: ¿Cómo puedo expresar mi gratitud hoy?
    • Relajación: Practica técnicas de relajación como la respiración profunda, la visualización positiva, el escaneo corporal y la meditación.
    • Ejercicio: Mueve tu cuerpo.
    • Aceptación: Acepta y reconoce tus sentimientos. Cambia y ajusta tus expectativas y sé realista. (Limita las comparaciones; lo que ves en las redes sociales a menudo no es una imagen precisa de lo que está pasando).
    • Seguimiento de tus pensamientos: Sigue y cambia tus pensamientos; presta atención a tus patrones de pensamiento. Pregúntate: ¿cuál es mi propósito? ¿Cómo puedo ajustar mis comportamientos y pensamientos para manifestar ese propósito?

¿Qué es un trastorno de ansiedad?

La ansiedad es una emoción natural caracterizada por una preocupación o miedo temporal que puede ocurrir como resultado del estrés (por ejemplo, antes de tomar un examen o enfrentar un problema en el trabajo). La ansiedad aguda se desarrolla repentinamente y desaparece rápidamente. Es parte de la reacción de lucha o huida. Bajo estrés, el sistema nervioso autónomo (que controla las respuestas involuntarias) entra en acción. Acelera nuestro ritmo cardíaco y se asegura de que tengamos suficiente glucosa para tomar medidas.

Leer Más:  Los padres que trabajan: luchando por encontrar el equilibrio en la era pandémica

Sin embargo, este sistema fue diseñado para factores estresantes de corta duración. No es tan útil con el estrés crónico. La ansiedad crónica se desarrolla lentamente, empeora con el tiempo y puede dañar el bienestar mental de una persona.

Un trastorno de ansiedad se caracteriza por un miedo excesivo y una ansiedad excesiva. Las personas con trastornos de ansiedad experimentan un miedo y una preocupación intensos que no desaparecen e incluso empeoran con el tiempo si no se tratan.

Contrariamente a la creencia común, un trastorno de ansiedad no se centra en el estado de ánimo. Es un desafío de salud mental con ansiedad severa (aunque también puede afectar tu estado de ánimo).

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos de ansiedad?

La ansiedad puede tomar muchas formas. Los síntomas a menudo implican experiencias mentales y físicas incómodas que impactan tu vida, como preocupación excesiva, tensión corporal, dolores de cabeza y dolores musculares.

Otros posibles síntomas de trastornos de ansiedad incluyen:

  • Aumento del ritmo cardíaco o palpitaciones
  • Respiración rápida
  • Inquietud
  • Dificultad para concentrarse
  • Fatiga
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Tensión muscular
  • Alteración de los sistemas inmunológico, digestivo, cardiovascular y reproductivo
  • Presión arterial alta

La ansiedad y el estrés relacionado también pueden ponerte en mayor riesgo de desarrollar otros problemas de salud física y enfermedades mentales. El sistema nervioso simpático hiperactivo (parte de ese sistema autónomo discutido anteriormente) puede suprimir el sistema inmunológico y tener un efecto tanto físico como mental.

Subir