¡Despídete de la pereza: 5 estrategias infalibles para aumentar tu motivación!

5 consejos para superar la pereza:

  1. Encuentra tu motivación
  2. Evita las distracciones
  3. Crea responsabilidad
  4. Date descansos
  5. Establece metas razonables

¿Qué es la pereza?

La pereza se define generalmente como la falta de voluntad para hacer cosas que creemos que deberíamos hacer. Puede que nos propongamos hacer ejercicio durante 20 minutos al día, pero algunos días nos sentimos perezosos y no queremos hacerlo.

La mayoría de la gente define la pereza con connotaciones negativas. El diccionario Oxford la describe como "no querer trabajar o ser activo, o una falta de interés en hacer algo".

Sin embargo, la pereza no es inherentemente mala. Jon M. Jachimowicz, profesor adjunto de Administración de Empresas en la Escuela de Negocios de Harvard, ha argumentado que la pereza no es un rasgo inherente sino una cuestión de recursos.

Nuestros niveles de energía y estado de ánimo juegan un papel enorme en nuestro funcionamiento diario. Cuando estamos felices, completamos más tareas. Cuando estamos cansados, rendimos menos.

Según Jachimowicz, la pereza suele ser una señal de que necesitamos dar un paso atrás y tomarnos un descanso. Si últimamente te falta motivación, es una señal de que debes examinar lo que está pasando en tu vida.

Causas de la pereza

Hemos esbozado cuatro razones comunes por las que te puedes sentir desmotivado:

1. Aburrimiento de la monotonía

Nuestros cerebros anhelan la variación. La monotonía a largo plazo puede poner nuestro sistema nervioso en piloto automático, lo que podría disminuir la función cerebral y hacernos sentir mentalmente fatigados y poco estimulados.

Leer Más:  Mindfulness y Meditación: El Poder de Vivir en el Presente

Hazte estas preguntas para ver si tu rutina es demasiado estancada:

  • ¿Me doy descansos durante la jornada laboral?
  • ¿Mi trabajo me da la flexibilidad para construir un equilibrio entre vida y trabajo?
  • ¿Divido mi tiempo entre el trabajo, las actividades sociales y las actividades personales?
  • ¿Me esfuerzo por salir de mi zona de confort?
  • ¿Obtengo cambios de escenario en mi entorno, trayectoria profesional o vida social?

2. Sentirse abrumado

Es común sentirse abrumado por las perspectivas laborales, las finanzas y el bienestar familiar. Las emergencias familiares y los trastornos en las relaciones son parte del juego, a menudo estresante, de la vida.

Pero sentirse abrumado puede causar procrastinación y, finalmente, bloqueo. Si estás mirando una enorme montaña de cosas que hacer y preocuparte, estarás demasiado agotado mentalmente para dar ese primer paso.

Si bien la planificación general es buena de vez en cuando, intenta tomarte las cosas día a día. Divide tus objetivos en tareas diarias más pequeñas, para que se sientan más manejables, y utiliza listas de verificación para ayudarte a organizarte.

3. Falta de sueño

Dormir bien puede tener un impacto significativo en tu bienestar mental y físico. Se recomienda que los adultos duerman un mínimo de siete horas ininterrumpidas por noche para obtener sus beneficios.

La falta de sueño puede causar una función inmunológica deficiente, fatiga física y mental y un menor rendimiento diario. Esto significa que te enfermarás y te sentirás cansado con más frecuencia, por lo que no tendrás la energía necesaria para hacer lo que quieres.

4. Un problema de salud física o mental subyacente

Si alguna vez te has preguntado: "¿Soy perezoso o estoy deprimido?", no te asustes, no estás solo. Ambos comparten algunos síntomas, como falta de motivación y cuidado.

Leer Más:  ¡Conduce con Propósito, No con Ego!

La pereza suele ser un bloqueo mental temporal que a menudo se supera cambiando los hábitos de gestión del tiempo, reajustando nuestros objetivos o aprendiendo a responsabilizarnos.

Pero la extrema falta de motivación y cuidado podrían indicar un problema de salud física o mental subyacente como insomnio, depresión y más. Si intentas varias tácticas pero luchas por vencer la desmotivación o esta experiencia se combina con otros síntomas problemáticos, consulta a un profesional de salud mental para discutir el tratamiento.

Estos profesionales también pueden ayudarte a identificar si estás luchando contra el agotamiento o el estar abrumado.

Subir