¡Detén los pensamientos excesivos y vive libre de preocupaciones!

Consejos para dejar de pensar demasiado:

  • Respira hondo
  • Encuentra una distracción
  • Mira el panorama general
  • Reconoce tus éxitos
  • Abraza tus miedos
  • Comienza a escribir un diario
  • Vive el momento
  • Pide ayuda

¿Qué es pensar demasiado?

Pensar demasiado es un proceso de pensamiento en el que reflexionas sobre eventos pasados, peores escenarios o resultados futuros. Puede implicar repetir conversaciones o considerar todas las respuestas posibles que no diste en una entrevista de trabajo. También puede implicar cuestionar decisiones e imaginar los peores escenarios.

Este hábito de pensar en "Si solo" del pasado y "Qué pasaría si" del futuro a menudo está impulsado por la ansiedad y la preocupación. Estás ansioso por si cometiste un error o dijiste algo ofensivo, por ejemplo, o estás preocupado por si algo malo podría suceder en el futuro.

¿Pensar demasiado es lo mismo que preocuparse?

Reflexionar sobre una decisión es perfectamente normal y generalmente útil. Procesarás estos pensamientos para determinar la mejor opción en la situación. La preocupación, que también es muy común, no suele estar orientada a la acción ni es útil. Es posible que te quedes demasiado tiempo en una situación pensando en los peores resultados que podrían surgir sin tomar una decisión sobre cómo afrontarlos. Pero este proceso no te impide vivir tu vida.

Pensar demasiado te detiene en seco. Es imposible decidir o avanzar porque estás abrumado por tus pensamientos.

¡Cuidado con los pensamientos automáticos negativos!

Cuando piensas demasiado, tu mente generalmente toma una dirección pesimista. Los pensamientos automáticos negativos (ANT) se refieren a pensar negativamente de forma involuntaria. Considéralo como un reflejo, como un movimiento instintivo o un giro de cabeza. Estas respuestas a situaciones cotidianas suelen ser irracionales y autodestructivas.

Leer Más:  ¡El miedo a ser despedido: cómo afrontarlo y salir adelante!

Subir