El arte de la comunicación: Un viaje hacia la confianza y el liderazgo

  • Práctica solo para ganar confianza.
  • Busca recursos de amigos y colegas.
  • Prepárate minuciosamente para las presentaciones.
  • Sé consciente de la participación de todos y utiliza diversas tácticas para involucrarlos.
  • Ten autocompasión y acepta que las presentaciones espontáneas pueden ser imperfectas.
  • Habla con sinceridad y con tacto, incluso cuando haya desacuerdos.

El impulso hacia la comunicación

Kheyla, Gerente de Cuentas Global, encontró su motivación para centrarse en la comunicación en su creciente exposición al liderazgo, lo que requería presentaciones tanto en grupos pequeños como grandes. Quería ser auténtica y hablar con honestidad y tacto, incluso cuando otros no estuvieran de acuerdo.

Pasos hacia la mejora

Para mejorar, Kheyla empezó leyendo libros sobre oratoria. También colaboró con amigos y colegas que le proporcionaron valiosos recursos.

Pero el verdadero progreso llegó con la práctica constante. Practicó sola en su apartamento, con amigos antes de los eventos, en su habitación de hotel antes de subir al escenario, en el avión, ¡en cualquier momento y lugar!

Los frutos del esfuerzo

El resultado de su dedicación es una mayor confianza y comodidad al ser el centro de atención, así como al liderar equipos y proyectos. Es consciente de que todos deben tener la oportunidad de hablar y utiliza diversas tácticas para involucrarlos, como el uso de pizarras o dar prioridad a los que están fuera de la sala al teléfono.

También ha desarrollado autocompasión, sabiendo que la preparación es clave para el éxito. Cuando no puede prepararse y se le pide que hable espontáneamente, acepta que no será perfecto, pero reconoce que la han elegido porque tiene algo valioso que compartir.

Leer Más:  ¿Dejar tu trabajo sin previo aviso? Todo lo que necesitas saber

Consejos para mejorar la comunicación

Para quienes trabajan en aspectos similares, Kheyla recomienda practicar en solitario para ganar confianza y hablar con sinceridad. ¡Esta práctica constante marca una gran diferencia!

Subir