El bienestar en el espectro: Apoyo para la salud mental de los empleados

El espectro del bienestar

El bienestar mental no es algo absoluto, sino que nos movemos a lo largo de un espectro que va desde puntos de menor bienestar, donde nos sentimos tensos, hasta niveles más altos, donde nos sentimos con energía. La mayoría de la población se sitúa en esta curva de bienestar. En el extremo superior, una persona es altamente funcional, mientras que en el extremo inferior, se vuelve menos funcional.

Según investigaciones anteriores a la pandemia realizadas por la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA), en cualquier momento, el 5% de la población de una organización entra en la categoría de enfermedad mental grave.

Entre ambos extremos, en la "gran mayoría", la mayoría de las personas (55%) languidecen, ni enfermas ni prósperas. Los que languidecen son incapaces de participar plenamente en sus vidas, reducen el rendimiento del equipo y la organización y corren el riesgo de caer en problemas de salud mental más graves en el futuro. El coste humano es elevado.

Señales de esperanza: Replanteamiento de la atención corporativa

La noticia positiva es que las organizaciones actuales reconocen las necesidades de quienes languidecen o tienen problemas de salud mental más graves y muchas están dispuestas a reconsiderar cómo los abordan.

Afortunadamente, hay varios factores que las organizaciones pueden influir para reducir el sufrimiento y fomentar un mayor bienestar en la plantilla. Estos factores incluyen mejorar el acceso y la concienciación, centrarse en medidas preventivas como mejorar el bienestar y desarrollar los recursos psicológicos básicos que sostienen y mejoran la salud mental.

Leer Más:  ¡Supera la inquietud y recupera tu tranquilidad!

Este replanteamiento del papel corporativo se alinea con las conclusiones de una cumbre de 2018 sobre salud mental en el lugar de trabajo, que afirmaba que la obligación de los empleadores hacia los empleados "debe comenzar primero con la prevención primaria, centrándose en reducir la aparición de enfermedades abordando los factores de riesgo modificables y reforzando los factores de protección en el lugar de trabajo que están bajo el control del empleador".

Estos cambios, y un mayor enfoque en una cultura de bienestar mental, tienen el potencial de cambiar la trayectoria de la salud mental en el lugar de trabajo.

Subir