¡El estrés, tu aliado o tu enemigo: conoce la diferencia entre eustrés y distrés!

  1. Identifica los factores estresantes: Presta atención a las situaciones, personas o eventos que te causan estrés.
  2. Distingue entre eustrés y distrés: El eustrés es un estrés positivo que te motiva, mientras que el distrés es un estrés negativo que te sobrecarga.
  3. Utiliza estrategias de afrontamiento: Desarrolla técnicas para controlar el estrés, como la respiración profunda, el ejercicio y la atención plena.
  4. Elimina los factores estresantes: Elimina de tu vida los factores estresantes que puedas controlar.
  5. Busca apoyo social: Habla con amigos, familiares o un terapeuta sobre tu estrés.
  6. Practica el cuidado personal: Prioriza tu bienestar físico y mental con una dieta saludable, sueño suficiente y ejercicio regular.
  7. Revalúa tu perspectiva: Intenta encontrar el significado y el propósito en las situaciones estresantes.
  8. Toma medidas: Crea un plan de acción para abordar los factores estresantes y reducir el estrés.
  9. Busca ayuda profesional: Si el estrés es abrumador, considera buscar la ayuda de un terapeuta o consejero.

El fascinante mundo del estrés: eustrés contra distrés

En nuestra vida diaria nos encontramos con innumerables tipos de estrés. Algunos son pasajeros, mientras que otros tienen un impacto más duradero. Pero, ¿sabías que existe un tipo de estrés positivo? ¡Así es, se llama eustrés y debemos aprender a apreciarlo! Sin embargo, tampoco podemos olvidarnos del estrés negativo, conocido como distrés.

El debate entre distrés y eustrés nos enseña sus diferencias y similitudes, al tiempo que nos brinda ejemplos. Comprender cómo identificar y aplicar estrategias de afrontamiento al distrés y aprovechar nuestro eustrés es crucial. Comencemos definiendo cada uno:

Leer Más:  Los recursos capitales: el motor del éxito empresarial

¿Qué es el eustrés?

El eustrés es un tipo de estrés bueno que nos motiva, enfoca y energiza. Aunque es temporal, puede fomentar una mentalidad de crecimiento que necesitamos para adquirir nuevas habilidades y enfrentar desafíos. Sabemos que la presión bajo la que estamos tendrá efectos positivos, lo que nos hace ansiosos por desempeñarnos bien o seguir adelante.

Cuando las personas experimentan eustrés en situaciones estresantes, beneficia su bienestar. Puede hacerlos sentir emocionados, optimistas y, finalmente, orgullosos de sus logros. Este tipo de estrés positivo nos ayuda a obtener resultados en el trabajo o en nuestra vida personal.

Piensa en alguien que conoces que recientemente recibió un ascenso. Sí, asumir más responsabilidades puede ser aterrador y dejar un puesto antiguo puede ser agridulce. Pero ascender en su carrera y comenzar un nuevo trabajo es emocionante, independientemente de los factores estresantes que conlleve.

Subir