El fascinante arte de liderar: Claves para convertirse en un líder excepcional

Consejos para convertirse en un líder más efectivo:

  • Evita concentrarte excesivamente en ti mismo: Delega, orienta y entrena a tu equipo para liberar tu tiempo y energía.
  • Reemplaza el exceso de esfuerzo por la regulación: Prioriza, enfócate y delega para evitar el agotamiento.
  • Abraza el cambio: Acepta la necesidad del cambio, fomenta la innovación y escucha a tus compañeros de equipo.
  • Influye en lugar de imponer: Muestra autocompasión, controla tus emociones y busca consenso en lugar de actuar autocráticamente.
  • Equilibra el individualismo y la colaboración: Promueve la inclusión, valora a los individuos y fomenta las sinergias.
  • Define una visión: Inspira a tu equipo articulando una visión clara y convincente.

Obstáculos en el camino hacia la efectividad

¿Qué impide a las personas convertirse en buenos líderes? Las nobles aspiraciones de dirigir un equipo se diluyen a menudo al alcanzar el puesto. Una cosa es anhelar una posición jerárquica para tomar decisiones y desarrollarse profesionalmente; otra muy distinta es alcanzar ese estado y tener la capacidad de convertir los sueños en acciones.

El debate sobre si los líderes nacen o se hacen es antiguo. Si bien ciertos rasgos de comportamiento y patrones de personalidad favorecen algunas facetas del liderazgo, la realidad es que hay mucho que aprender y, sobre todo, mucho que dominar de uno mismo para convertirse en un buen líder.

El liderazgo tiene mucho que ver con la autoevitación y la autorregulación para poder actuar y lograr el resultado esperado. En los procesos de formación de liderazgo y coaching ejecutivo, suelen surgir problemas similares, independientemente de la edad, nacionalidad o tipo de empresa. Parece que la tendencia humana a actuar de cierta manera ante problemas similares es una constante.

Leer Más:  ¡Autenticidad en el trabajo: la clave para un ambiente laboral excepcional!

¿Existen realmente diferentes estilos de liderazgo?

En la práctica, es difícil imaginar que las personas en puestos de liderazgo decidan conscientemente qué "estilo" utilizar para llamar la atención de las personas con las que interactúan. En el momento de la verdad, nuestras acciones están motivadas por el deseo de hacer las cosas bien, expresar nuestro poder, influir en los demás y dejar un buen recuerdo. Actuamos con diferentes propósitos que nos llevan, al final del día, a tener la sensación de haber hecho lo correcto, lo mejor que hemos podido, según nuestro criterio.

No estoy de acuerdo con la idea de que existen diferentes "estilos" de liderazgo; en cambio, hay diferentes tipos de líderes que serán evaluados por su capacidad para lograr resultados con el apoyo de su equipo. Existe una tendencia a actuar de cierta manera ante un desafío.

Por lo tanto, la carrera de liderazgo, en mi experiencia, tiene mucho que ver con la capacidad de los líderes para autogestionarse, evitar caer en comportamientos que los alejen de sus metas. También requiere evaluar constantemente si la forma en que resuelven las cosas es la más óptima.

El autoconocimiento siempre será la clave para tener un punto de partida sólido. Las experiencias personales, nuestra historia, nos brindan los elementos necesarios para defender internamente nuestra forma de actuar. Esto es cierto sin importar cuán impopular pueda parecer y solo cuando haya una verdadera insatisfacción por el resultado que se está obteniendo. Los buenos líderes comprenden y definen condiciones para lograr un cambio en la forma de actuar. Esto requiere, además de autoconciencia, un plan de aprendizaje definido basado en lo que se considera una nueva prioridad.

Leer Más:  ¡Encuentra los mejores candidatos con los sitios web de publicación de empleo!

El liderazgo se mueve entonces en dos direcciones. Una hacia el impulso, la amenaza o hacer las cosas como quizás nos han funcionado durante años. Esto tiende a generar resistencia a actuar de manera diferente. Por otro lado, guía hacia un propósito aspiracional enfocado en tener una resonancia positiva en los colaboradores que buscan mejores resultados en un clima organizacional que pretende convertirse en un entorno de alto rendimiento.

Amenazas comunes a la eficacia del liderazgo

En la siguiente tabla, describo de manera general lo que constituyen las amenazas más frecuentes que desafían al líder. Estas pueden hacer que las personas se queden estancadas en un estado contrario a las decisiones de liderazgo enfocadas a generar un equipo de alto rendimiento. Menciono la creencia que se convierte en un ancla que impide moverse de esa tendencia, así como la conclusión opuesta que requeriría diferentes niveles de madurez en el comportamiento.

| Impulso | Pensamiento subyacente | Decisión | Niveles de madurez |
|---|---|---|---|
| Concentrarse | "Nadie hace las cosas mejor que yo". | Orientar | Delegar |
| Sobreesfuerzo | "Cuanto más esfuerzo, mejores resultados". | Regular | Priorizar |
| Conservación | "Si funcionó bien, ¿por qué cambiarlo?". | Cambiar | Aprender |
| Negatividad | "Si no es perfecto, no vale la pena". | Influir | Autocontrol |
| Egoísmo | "El individualismo garantiza mejores resultados". | Incluir | Reconocer |
| Inercia | "Las cosas se calman si todos hacen lo suyo". | Visualizar | Resolver |

Una inclinación natural de quienes están en una posición de responsabilidad es concentrar el poder. Esta tendencia lleva a evitar la delegación efectiva bajo la creencia de que nadie tiene más experiencia que el jefe. Después de todo, los jefes son quienes toman decisiones importantes y las implementan. Si esa creencia es desafiada, los líderes pueden tomar la decisión de ORIENTAR, lo que los lleva, en la primera etapa, a delegar actividades, funciones, responsabilidades y autoridad. Esa primera decisión solo se hace efectiva cuando los líderes saben qué se espera de ellos y han desarrollado las habilidades necesarias. En este caso, el líder tiene una función de gran importancia, ya que requiere dedicar tiempo a convertirse en corresponsable del desarrollo del potencial de sus colaboradores. Esto se puede lograr a través de reuniones de retroalimentación y coaching donde los líderes y colaboradores entablan diálogos sobre las fortalezas y debilidades de los planes de acción definidos.

Leer Más:  ¡Alcanza tu máximo potencial: Una guía para la autorrealización en el mundo moderno!

Subir