El liderazgo ético: Un camino hacia el éxito y la integridad

Consejos para mejorar tus habilidades de liderazgo ético:

  • Elige socios comerciales éticos.
  • Haz visibles tus valores.
  • Establece los comportamientos deseados e implementa un mecanismo de control.
  • Nunca pidas a un empleado que actúe en contra de las reglas establecidas.
  • No mientas sobre el futuro.
  • No obstaculices el desarrollo de los miembros de tu equipo.
  • Identifica posibles "peores escenarios".
  • Reconoce a los demás.

¿Qué es el liderazgo ético?

El liderazgo ético implica que los individuos actúan según un conjunto de principios y valores reconocidos por la mayoría como una base sólida para el bien común. Estos valores incluyen la integridad, el respeto, la confianza, la justicia, la transparencia y la honestidad. El liderazgo ético debe ser una decisión consciente. Como escribe Fred Kofman en su libro "Conscious Business":

"Ser consciente significa estar despierto, atento. Vivir conscientemente significa estar abierto a percibir el mundo que nos rodea y dentro de nosotros, comprender nuestras circunstancias y decidir cómo responder a ellas de manera que honre nuestras necesidades, valores y objetivos".

¿Por qué es esencial ser un líder ético?

Existen muchas razones para ser un líder ético. Desde una perspectiva colectiva, los líderes pueden inspirar a quienes los rodean a comportarse éticamente. Al dar el ejemplo y orientar el comportamiento ético, los demás observarán y actuarán de manera similar. De este modo, los líderes éticos pueden influir positivamente en muchos otros, presentándoles un conjunto de acciones que pueden adoptar para el bien común.

A nivel personal, ser un líder ético es esencial para la credibilidad y la reputación. Si uno aspira a ser un líder, es un juego a largo plazo. Comportarse de manera poco ética puede sacar automáticamente a un líder de la liga A y dañar gravemente su marca personal o corporativa. Además, los comportamientos poco éticos a menudo deterioran la autoestima, lo que lleva a un resultado no óptimo y a una oportunidad perdida de expresar todo el potencial.

6 elementos que definen el liderazgo ético

El liderazgo ético abarca muchas cosas, pero en última instancia se reduce a estos seis elementos principales:

  • Honestidad: La honestidad hace que los líderes éticos sean dignos de la confianza que otros depositan en ellos. Significa que los líderes se comprometen a presentar los hechos tal como son, a jugar limpio con los competidores y a comunicarse honestamente con los demás.

  • Justicia: Ser justo significa tratar a todos por igual, ofrecer oportunidades sin favoritismos y condenar los comportamientos y manipulaciones indebidos, así como cualquier otra acción que pueda dañar a alguien.

  • Respeto: Los líderes éticos respetan a los demás a su alrededor, independientemente de su posición o características de identificación. Esto significa que escuchan a cada parte interesada, fomentan la inclusión y valoran la diversidad.

  • Integridad: La integridad se demuestra cuando los valores, las palabras y las acciones están alineados y son consistentes. No basta con hablar, hay que predicar con el ejemplo para demostrar integridad.

  • Responsabilidad: La responsabilidad significa aceptar estar a cargo, abrazar el poder y los deberes que conlleva, y responder y estar siempre presente en situaciones desafiantes.

  • Transparencia: La transparencia se refiere principalmente a la comunicación con todas las partes interesadas. Significa mantener un diálogo abierto, aceptar comentarios y divulgar la información que otros necesitan para realizar su trabajo.

Leer Más:  El poder personal: la clave para influir y triunfar

¿Cuáles son los rasgos de un líder ético?

"La mejor manera de hacerlo es ser". - Lao Tzu

Los líderes juegan un papel crucial en las corporaciones, ya que han sido elegidos para guiar a otros. ¿Qué hacen los grandes líderes éticos y qué rasgos éticos tienen en común?

  • Conocen su brújula y valores internos: Conocerse a sí mismo es el primer rasgo que debe poseer un líder ético. Al conocer sus propios valores y principios, pueden hacerlos visibles para los demás, tomar posiciones y entrar sólidamente en negociaciones.

  • Tienen un comportamiento ético constante: La reputación se construye sobre la repetición, y los líderes éticos lo saben. Los líderes son vulnerables, ya que la confianza que las personas depositan en ellos puede desvanecerse rápidamente si se comportan mal, sin importar qué tan bien se hayan comportado en el pasado. Los líderes deben enviar señales continuas para demostrar que las personas pueden seguir confiando en ellos.

  • No toleran desviaciones del código ético: Si alguien actúa en contra del Código de Conducta y el líder no toma medidas, esto puede indicar que el Código de Conducta no es importante. Los líderes éticos no hacen excepciones en esta área e inmediatamente señalan qué comportamientos no son tolerados. Al hacerlo, construyen consistencia y credibilidad, y evitan confusiones y dudas sobre los comportamientos aceptados.

  • Plantean sus preocupaciones, incluso si son impopulares: Los líderes éticos saben que pasar por alto detalles importantes puede causar daños importantes. Observan cuidadosamente las situaciones para identificar problemas potenciales. Ante una duda o un dilema, los líderes éticos plantean sus preocupaciones, incluso si esto significa ralentizar las cosas o generar más trabajo.

  • Admiten errores y comparten un plan de recuperación si es necesario: Si las cosas salen mal, los líderes éticos no ocultan ni minimizan lo sucedido. En cambio, reconocen su error, se disculpan, encuentran formas de resolver el problema y comparten todos los planes de recuperación posibles con las partes interesadas. Esto demuestra que se preocupan y están haciendo lo que está en su poder para mejorar una situación desafortunada.

  • Están dispuestos a asumir toda la responsabilidad: Como afirma Napoleón Hill: "El líder exitoso debe estar dispuesto a asumir la responsabilidad de los errores y defectos de sus seguidores. Si intenta eludir esta responsabilidad, no seguirá siendo el líder. Si uno de sus seguidores comete un error y demuestra su incompetencia, el líder debe considerar que es él quien ha fallado". La falta de responsabilidad en las organizaciones conduce a la ineficacia, la confusión, la inacción y una pérdida de tiempo y recursos. Los líderes éticos se hacen responsables, se hacen cargo y dan forma al presente y al futuro a través de sus palabras y hechos.

  • Siempre aparecen y hablan por sus equipos: Los líderes éticos están presentes en las buenas y en las malas, desarrollan sus equipos y defienden a los demás cuando es necesario. Están al frente cuando llega la tormenta, dando dirección y ayudando a sus equipos a superar sus desafíos. Saben que están allí para servir a los intereses de sus equipos y organizaciones por encima de sus propios intereses.

  • Actúan con justicia: Los líderes tienen que afrontar muchas decisiones y negociaciones. Su comportamiento favorece claramente las ganancias a largo plazo sobre las ganancias a corto plazo. También apoya la meritocracia y el trato justo de cada individuo, independientemente de su estatus, etnia, edad o cualquier otro factor potencial de discriminación.

  • Predican con el ejemplo: Por último, pero no menos importante, los líderes éticos actúan con integridad. Practican lo que predican, y sus valores, palabras y hechos están alineados y son visibles para todos. Si no se atuvieran a los mismos estándares que presentan a los demás, su credibilidad y reputación sufrirían. Liderar con el ejemplo es una elección de conciencia y requiere un enfoque diario, pero vale la pena como ninguna otra cosa.

Leer Más:  ¡Libérate de la tiranía de la perfección!

7 formas en que el liderazgo ético puede afectar a una organización

El liderazgo ético proporciona enormes beneficios a las organizaciones, de muchas maneras:

  • Aumenta el sentido de pertenencia: Cuando los valores de la empresa y los valores individuales están alineados y se adoptan principios éticos, el bienestar general de todos aumentará. Esto conduce a una atmósfera positiva, que refuerza y fomenta los comportamientos éticos, creando un círculo virtuoso donde todos se sentirán como en casa y en las condiciones adecuadas para dar lo mejor de sí mismos.

  • Mejora las relaciones con los clientes: Los clientes sentirán que han tomado una buena decisión al trabajar con su empresa cuando perciban y presencien el liderazgo ético y los valores culturales. Esto los animará a seguir haciendo negocios con usted, al mismo tiempo que impulsará su reputación como uno de los jugadores justos en el mercado.

  • Respeto de la sociedad y las comunidades: Las organizaciones lideradas por líderes éticos dan un buen ejemplo a los demás y, como resultado, son respetados y valorados. Estas son las empresas para las que la gente quiere trabajar, hacer negocios y emular en sus propias empresas.

  • Apoyo en tiempos de crisis: El mundo cambia rápidamente y las empresas pueden enfrentar muchos desafíos. Pero la gente quiere ver líderes éticos y que las empresas para las que trabajan prosperen. Tener líderes que se comporten éticamente y actúen con amabilidad y respeto puede ser el boleto para superar tiempos difíciles.

  • Empleados leales: Cuando los líderes son justos y justos, los miembros del equipo tienen un incentivo menos para mudarse a otra parte. Los líderes éticos brindan el entorno óptimo para los empleados al inspirar, desarrollar y establecer una cultura de confianza y respeto. Esto lleva a beneficios significativos como menor rotación, mayor productividad y lealtad.

  • Mejor moral: Un fuerte énfasis en los valores y la ética crea un entorno de trabajo positivo que fomenta un mejor estado de ánimo general y una mayor comprensión entre los individuos. Cuando las raíces son sólidas, el estrés y las tensiones del negocio diario son como el viento en un árbol estable. La gente generalmente siente las raíces y sabe si puede confiar en ellas y sentirse segura, o si tendrá que mantener la guardia alta.

  • Mayor estabilidad en el mercado: Las organizaciones con líderes éticos corren menor riesgo de crisis repentinas debido a factores internos. Esto generalmente es reconocido y apreciado por los inversores.

  • Mayor motivación: Cuando cada miembro del equipo sabe que la empresa está operando éticamente y en beneficio del bien mayor, querrá hacer su parte para promover la misión de la empresa.

Leer Más:  La comunicación en el lugar de trabajo: El impacto de lo virtual en el aprendizaje y el crecimiento

Subir