El poder del capital social en el lugar de trabajo

Consejos para el usuario para fomentar el capital social en el trabajo:

  • Participa en actividades de team building para conocer mejor a tus compañeros de trabajo en un ambiente relajado.
  • Asigna responsabilidades que fomenten la colaboración entre los miembros del equipo, como la co-propiedad de proyectos o la solicitud de comentarios de diferentes departamentos.
  • Alinea los valores individuales, de equipo y de la empresa para garantizar que los miembros del equipo se sientan identificados con la organización y sus objetivos.
  • Organiza reuniones regulares entre equipos para fomentar la comunicación y el intercambio de conocimientos.
  • Organiza cafés virtuales semanales con todos los miembros del equipo para construir relaciones y crear un sentido de comunidad.
  • Alienta a los empleados a entablar relaciones interpersonales con sus colegas fuera del trabajo, como almuerzos o eventos sociales.
  • Comienza las reuniones con una pregunta personal para cada uno de los compañeros de trabajo, como "¿Qué hicieron este fin de semana?".
  • Organiza o pide a alguien del equipo que planifique un happy hour opcional después del trabajo para fomentar la interacción social.
  • Da la bienvenida a perspectivas únicas de otros departamentos para aportar nuevas ideas y promover la colaboración.
  • Conecta los proyectos y el trabajo diario con los valores de la empresa para recordar a los empleados el propósito compartido y el impacto de su trabajo.

¿Qué es el capital social?

El "capital social" se define como el capital o los recursos que obtenemos al existir dentro de una red social. Es un concepto de las ciencias sociales que se centra en nuestra capacidad de aprovechar las conexiones sociales para resolver problemas, mejorar el bienestar, perseguir objetivos compartidos y emprender acciones colectivas.

Leer Más:  El bienestar en el espectro: Apoyo para la salud mental de los empleados

Los niveles más altos de capital social implican que se puede lograr más, como equipo, empresa o individuo. Los niveles más bajos, o menos conexiones sociales, harán que sea mucho más difícil lograr los mismos objetivos.

En el nivel más básico, el capital social es la red de relaciones entre las personas que viven y trabajan en una comunidad. Estas redes sociales permiten que las sociedades y las empresas funcionen eficazmente.

En el trabajo, tu red son los compañeros y gerentes con los que tienes relaciones. Fuera del trabajo, son todas las personas con las que tienes una relación comercial o potencial.

Todos estos diferentes lazos sociales, relaciones personales y conexiones profesionales son ejemplos de capital social. ¿Alguna vez has conseguido un trabajo gracias a un amigo que te recomendó a una empresa? ¿Alguna vez un vecino te ha recogido el correo mientras estabas fuera de la ciudad? Ese eres tú, utilizando tu capital social.

¿Cómo se relaciona la teoría del capital social con el capital humano?

Simplifiquemos:

La teoría del capital social afirma que las relaciones sociales son recursos.

Estos "recursos" pueden (pero no siempre) convertirse en capital humano (o recursos humanos).

El capital humano es el valor económico de las habilidades y los resultados de un trabajador.

Por ejemplo, supongamos que eres un especialista en marketing digital. Como especialista en marketing, tu capacidad para comercializar el negocio de tu empresa te convierte en un activo valioso. Sin tus esfuerzos, tu empresa podría no atraer tantos negocios.

Tus habilidades, conocimientos y experiencia se convierten en un activo para tu empresa, por lo que eres parte del capital humano de tu empresa. Tus habilidades también pueden ser tu propio capital humano si eres empresario o trabajas por cuenta propia.

Leer Más:  ¡Mejora tus habilidades de comunicación empresarial y destaca en tu carrera!

Tu capital social también puede ser un activo para tu empresa o tu propio negocio. Por ejemplo, si tienes relaciones sólidas con tus compañeros de trabajo y eres excelente en el trabajo en equipo, tienes un gran capital social. Eso es bueno para tu empresa, ya que probablemente significa que produces trabajo de alta calidad y animas a tus colegas a hacer lo mismo.

Subir