¡El secreto para contratar a los mejores: las competencias conductuales!

  • Evaluar a los candidatos para puestos de trabajo no solo en función de su experiencia laboral y conjunto de habilidades, sino también en función de sus competencias conductuales.
  • Entender que las competencias conductuales son características que van más allá del currículum de un candidato, como su capacidad de liderazgo, comunicación, construcción de relaciones y gestión de conflictos.
  • Utilizar las competencias conductuales para tomar mejores decisiones de contratación.
  • Reconocer que las competencias relacionadas con la personalidad tienen un impacto significativo en el rendimiento y la contribución de los empleados en el trabajo.
  • Evaluar a los empleados potenciales y actuales en cuanto a competencias conductuales mediante el uso de evaluaciones, preguntas situacionales y conductuales y la priorización de las competencias conductuales dentro de la organización.

¿Qué son las competencias conductuales y por qué son importantes?

Las competencias conductuales son los rasgos de personalidad, actitudes y comportamientos que distinguen a los individuos en el proceso de contratación. Van más allá de las habilidades técnicas y la experiencia laboral para indicar cómo un candidato se desempeñará en el trabajo.

Comprender las competencias conductuales que son cruciales para su empresa puede mejorar su proceso de contratación. En lugar de centrarse únicamente en las habilidades duras, puede evaluar a los candidatos de manera integral. Las mentalidades y los comportamientos tienen un gran impacto en la cultura de la empresa y el desempeño laboral.

Los 8 tipos de competencias conductuales

  1. Gestión de relaciones: Habilidad para interactuar eficazmente con las partes interesadas, compañeros de equipo y clientes.
  2. Comunicación: Capacidad para transmitir ideas de forma clara y persuasiva, tanto verbal como escrita.
  3. Liderazgo: Potencial para gestionar equipos, resolver conflictos y tomar decisiones estratégicas.
  4. Perspicacia empresarial: Comprensión de los problemas de la empresa y capacidad para tomar medidas eficaces.
  5. Eficacia global y cultural: Capacidad para comunicarse y adaptarse a diferentes culturas y geografías.
  6. Ética y valores: Prioridad de hacer lo correcto, incluso cuando es difícil.
  7. Pensamiento analítico: Habilidad para analizar información y tomar decisiones informadas.
  8. Resiliencia: Adaptabilidad y capacidad para aprender continuamente y superar los desafíos.
Leer Más:  Manifiesta tus sueños: Una guía paso a paso

Cómo evaluar las competencias conductuales

  1. Determinar las competencias conductuales más relevantes: Identifique las competencias específicas que necesitará su futuro empleado.
  2. Utilizar evaluaciones: Utilice herramientas de evaluación para medir los comportamientos y las competencias de los candidatos.
  3. Hacer preguntas situacionales y conductuales: Pida a los candidatos que compartan cómo han respondido a situaciones pasadas o reaccionarían a escenarios hipotéticos.

Priorizando las competencias conductuales durante el proceso de contratación, puede aumentar su confianza en sus decisiones de contratación y contratar empleados que estén listos para dar lo mejor de sí mismos en su empresa.

Subir