El secreto para ser un gran líder

Consejos para Convertirse en un Gran Líder

  1. Empieza por dentro: Conócete a ti mismo, tus motivaciones y áreas de mejora.
  2. Valora a tus empleados: Conoce sus motivaciones, valores, creencias y miedos.
  3. Encuentra un mentor: Aprende de alguien con más experiencia y que haya superado desafíos similares.
  4. Sé un jugador de equipo: Colabora, celebra los éxitos de los demás y construye confianza.
  5. Define una prioridad clara: Establece un objetivo tangible y significativo que valga la pena perseguir.
  6. Ensúciate las manos: Lidera con el ejemplo y no pidas algo que no harías tú mismo.
  7. Enfrenta los desafíos: Reconoce que el liderazgo es difícil y prepárate para enfrentar los obstáculos.
  8. Gánate la confianza de tus empleados: Construye relaciones sólidas y demuestra que eres digno de confianza.
  9. Maneja la presión y el estrés: Toma decisiones difíciles con calma y cuida tu bienestar mental.
  10. Gestiona a las personas difíciles: Comunícate claramente y aprende de sus diferentes perspectivas.

¿Cuál es la diferencia entre un buen líder y uno genial?

Cuando piensas en grandes líderes, algunos nombres pueden aparecer en tu mente: Steve Jobs, Kamala Harris, Elon Musk, Sheryl Sandberg, Ariana Huffington, y no puedes evitar preguntarte qué los hizo especiales. ¿Hay algún secreto para convertirse en un gran líder?

¿O tal vez estos líderes son la excepción más rara, tan dotados que se les considera fuera de los límites de la mortalidad?

La verdad es que, con apoyo, motivación y los principios correctos, cualquiera puede convertirse en un gran líder. Muchos grandes líderes comenzaron como personas promedio: tuvieron que aprender a liderar.

Para ayudarte a desarrollar tus habilidades de liderazgo, te mostraremos cómo comenzar a aprender a convertirte en un buen líder. Todo comienza con la pregunta:

¿Cuál es la diferencia entre un buen líder y un gran líder?

Para responder a esta pregunta, debemos abordar un concepto erróneo común: líderes versus gerentes. ¿Cuál es la diferencia?

Bueno, "gerente" es un título, un nivel de jerarquía dentro de una organización. Es un enfoque de arriba hacia abajo versus un enfoque de gestión de abajo hacia arriba.

Por otro lado, ¿qué hace un líder? Liderar, por supuesto.

Todos los líderes son gerentes de alguna manera, pero no todos los gerentes son líderes. Recuerda: las personas no siempre pueden elegir a su gerente, pero pueden decidir a quién seguir.

Entonces, el primer paso para convertirse en un gran líder es comprender que el liderazgo es más que un simple puesto. Luego puedes tomar una decisión consciente de ser alguien digno de seguir.

Ser un buen líder implica desarrollar una inteligencia emocional excepcional. Simon Sinek dijo una vez: "Los líderes a menudo están tan preocupados por su estatus y su puesto en la organización que en realidad olvidan su verdadero trabajo. Y el verdadero trabajo de un líder no es estar a cargo. Se trata de cuidar de aquellos a nuestro cargo".

¿Qué hace a un gran líder?

Un buen líder sabe cómo guiar a una persona (o personas) para lograr algo excepcional. Saben cómo funciona el proceso y cómo sacar el máximo provecho de quienes buscan orientación.

Por ejemplo:

  • Los líderes comunes establecen objetivos. Los grandes líderes tienen visiones únicas que son significativas e inspiradoras.
  • Los líderes comunes son optimistas sobre el futuro. Los grandes líderes saben cómo cultivar el optimismo en los demás. Son pensadores prácticos que pueden pasar de la visualización a la actualización: ven tanto el panorama general como los detalles granulares.
  • Los líderes comunes trabajan dentro del status quo. Los grandes líderes rompen con la sabiduría convencional y ven las posibilidades de nuevas formas de crear y brindar valor.
  • Los líderes comunes se centran en obtener compromiso. Los grandes líderes saben que para obtener un compromiso, deben aprovechar la pasión y mostrar a las personas por qué y cómo seguirlos los ayudará a avanzar hacia sus aspiraciones.
Leer Más:  Off-the-Job Training: Una Experiencia Transformadora para el Desarrollo Profesional

Para pasar de ser un buen líder a un gran líder, debes comenzar por preguntarte:

  • ¿Estoy realmente haciendo mi mejor esfuerzo?
  • ¿Cuáles son mis principales áreas de mejora?
  • ¿Cómo puedo establecer una visión más significativa que inspire a mi gente?
  • ¿Qué puedo hacer para comprender mejor lo que quiere mi gente?
  • ¿Qué necesita mi gente de mí?

Al responder algunas de estas preguntas, obtendrás información valiosa sobre los pasos que debes seguir.

¿Por qué es importante el liderazgo?

La verdad es que todos somos líderes de alguna manera. Ya sea que estés criando una familia, capitaneando un equipo, dirigiendo un departamento o dirigiendo una corporación, necesitas liderar. Si deseas que tu familia, equipo, departamento o corporación te sigan durante mucho tiempo, también debes liderar de manera inteligente y ser el líder que necesitan.

En caso de que pienses que la tendencia hacia las organizaciones planas y el empoderamiento de los empleados significa que los líderes son menos importantes, piénsalo de nuevo. Los humanos tienden a depender de la jerarquía. En estructuras planas y distribuidas con menos niveles formales de autoridad, el liderazgo es aún más importante. Sin él, ningún grupo puede sobrevivir mucho tiempo.

Entonces, la pregunta aquí no es "¿Soy un líder?" Ni siquiera es "¿Soy un gran líder?" La pregunta es: "¿Estoy siendo el mejor líder posible para la situación actual, en función de las necesidades de las personas que necesitan de mi liderazgo?"

Desarrolla una gama de técnicas y comportamientos de liderazgo para tener más recursos. Solo cuando ya no se trate de ti y dejes de pensar en la grandeza, podrás alcanzar un gran liderazgo.

En esta economía globalizada, los empleados son cada vez más conscientes de la importancia de un buen liderazgo en sus organizaciones. Aún más importante, tienen mayores expectativas de liderazgo de la persona que eligen seguir.

En resumen, desarrollar sólidas habilidades interpersonales y de colaboración no es opcional, sino una necesidad para cualquiera que aspire a tener una carrera profesional (y una vida) significativa.

6 beneficios de un liderazgo sobresaliente

Ahora que comprendes la importancia de un liderazgo excepcional, hablemos sobre algunos de los beneficios de un gran liderazgo en el lugar de trabajo.

  • Mayor compromiso de los empleados: las personas siguen felizmente a los líderes cuya visión les ayuda a acercarse a sus objetivos (tanto personales como profesionales).
  • Mejorar la productividad: cuando los empleados se sienten bien tanto mental como emocionalmente, trabajan más duro y de manera más proactiva.
  • Fomentar futuros líderes: conocer a tu gente a fondo te ayuda a detectar líderes potenciales desde el principio.
  • Construir un equipo cohesionado: un gran líder es el pegamento que mantiene unido a un equipo, trabajando por un objetivo compartido.
  • Fomentar el trabajo significativo y las relaciones significativas: el liderazgo efectivo es más que liderar personas, se trata de dar un propósito: la búsqueda de un ideal valioso.
  • Aumentar la participación de los empleados: recuerda que la mayoría de las personas no renuncian a un trabajo, renuncian a un jefe. Un líder que empodera a los empleados aumentará tanto las tasas de retención de empleados como la participación de los empleados.

¿Cómo te conviertes en un gran líder?

En este punto, probablemente te estés preguntando cómo convertirte en un gran líder. Y para ser honesto, ser un líder es un poco como ser padre: no existe un enfoque paso a paso, ningún manual.

Sin embargo, hablemos de algunos consejos que te ayudarán a comenzar sobre una base sólida.

Comienza desde dentro

Los grandes líderes siempre se manejan a sí mismos. Para administrarte a ti mismo, primero debes conocerte a ti mismo. Los grandes líderes comprenden sus propias motivaciones y dónde tienen más espacio para aprender y crecer. Un buen punto de partida es conocer tus fortalezas y debilidades.

Leer Más:  Shyness: Causas, Consecuencias y Estrategias para Superarla

Comienza realizando una autoevaluación para descubrir cómo te desempeñas mejor y dónde podrías hacer tu mayor contribución. ¿Cómo aprendes? ¿Cómo te comunicas? ¿Eres un oyente, un escritor o te comunicas haciendo? ¿Trabajas mejor con grupos pequeños o grandes? ¿Coherencia o tensión?

Luego, pide a algunos de tus compañeros que te ayuden. Algunas preguntas útiles incluyen:

  • ¿Cuáles son mis fortalezas? ¿Con qué puedes contar conmigo?
  • ¿En qué soy el mejor del mundo?
  • ¿Cuáles son mis debilidades? ¿Con qué no puedes contar conmigo?

La respuesta a estas preguntas te ayudará a encontrar un estilo de liderazgo que se adapte a tu personalidad.

Muestra aprecio a tus empleados

Conocerte a ti mismo no siempre es suficiente. Para gestionar y liderar personas, también debes conocerlas.

Si no conoces sus motivaciones, valores, creencias e incluso temores, tendrás dificultades para conseguir su compromiso.

Ahora bien, esto no significa que debas ser amigo de todos tus empleados. Eso no solo sería difícil, sino improductivo.

A veces, escuchar atentamente es suficiente. Las personas quieren sentirse esenciales para la organización y un pequeño gesto de reconocimiento de los empleados puede ser muy útil.

Una investigación de Harvard Business Review revela que el 40% de los empleados trabajaría más duro si fueran reconocidos con más frecuencia.

Por lo tanto, haz que tus empleados se sientan apreciados y reconocidos y ellos te devolverán el favor.

Encuentra un mentor

Mi abuela me dijo una vez que "para hacerte sabio, debes aprender de las experiencias de otras personas".

Recuerda que siempre hay espacio para crecer. Busca a alguien que ya haya superado los desafíos que estás enfrentando actualmente y que tenga mucha más experiencia en tu campo.

Si hay un "atajo" hacia el éxito, encontrar un mentor o un entrenador es definitivamente eso.

Además, aprender de un mentor te enseñará cómo orientar también a aquellos que lideras.

Aprende a ser un jugador de equipo

Michael Jordan dijo una vez que "el talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos".

Tiene razón.

No importa qué tan buen gerente seas o cuán inteligente y talentoso te sientas, si intentas hacer todo el trabajo tú mismo, te agotarás: delegar el trabajo es una de las habilidades básicas de cualquier gran líder.

Entonces, ¿cómo te conviertes en un jugador de equipo en el lugar de trabajo?

Todo comienza con la intención.

Celebra el éxito de tus compañeros, aprecia el trabajo de otras personas, sé confiable y de mente abierta, y generarás confianza.

Una vez que confíen en ti, será mucho más fácil construir un equipo cohesivo que haga el trabajo de manera eficiente.

Define una prioridad clara

La gente no necesariamente sigue a una persona. Muchos siguen una misión.

Como dijo la entrenadora y autora de BetterUp, Sarah Greenberg:

"Para apoyar un fuerte sentido de propósito en tu equipo, la mejor acción es asegurarte de que tus acciones como organización realmente se alineen con una misión más amplia y valiosa. En segundo lugar, brinda oportunidades para que los miembros de tu equipo se conecten con un propósito más allá del yo de una manera que pueda ser autodirigida y basada en motivación intrínseca".

Para liderar personas, debes tener un objetivo claro y tangible que valga la pena perseguir.

Por lo tanto, el primer paso para convertirse en un líder exitoso es comprender cuál es tu objetivo principal: ¿cuál es tu prioridad?

Ten en cuenta que no dije "prioridades" sino "prioridad".

La verdad es que no podemos tener múltiples prioridades, especialmente si estás en una posición de liderazgo.

Por ejemplo, Southwest Airlines es conocida como "la aerolínea de bajo costo".

Una vez, alguien le pidió a Herb Kelleher, cofundador y director ejecutivo de Southwest Airlines, que compartiera su secreto para administrar su negocio.

Leer Más:  ¡Cómo controlar los pensamientos intrusivos y recuperar la tranquilidad mental!

Él respondió: "Somos la aerolínea de bajo costo. Una vez que comprendas este hecho, puedes tomar cualquier decisión sobre el futuro de la compañía tan bien como yo".

Luego agregó:

"Supongamos que alguien del departamento de marketing te dice que, según la investigación, a los pasajeros les gustaría una ensalada de pollo durante su viaje. ¿Cómo responderías?"

Como la persona no tenía respuesta, Kelleher respondió:

"¿Contribuirá una ensalada de pollo a que seamos la aerolínea de bajo costo? Porque si no lo hace, no serviremos ninguna ensalada de pollo".

Los empleados de Southwest Airlines saben cómo tomar decisiones porque entienden la prioridad: ser la aerolínea de bajo costo, y punto.

Para construir un equipo eficaz, debes definir y comunicar una prioridad clara.

Ensúciate las manos

La humildad es el aceite lubricante que minimiza la fricción dentro de un equipo. Y "ensuciarse las manos" es una de las mejores maneras de mantenerse humilde.

Predica con el ejemplo.

Nunca le pidas a un empleado que haga algo que tú no harías tú mismo. Sirve a las personas antes de pedir un favor, escucha las ideas de otras personas, sé de mente abierta y está dispuesto a admitir tus errores.

La gente respeta a los líderes que abrazan la humildad.

¿Cuáles son los desafíos cotidianos de ser un buen líder?

Cualquier líder, eventualmente, enfrentará algunos desafíos.

Según una investigación de Gallup, el gerente por sí solo es responsable del 70% de la variación en la participación del equipo.

Aún así, las encuestas revelan que aproximadamente el 58% de los gerentes afirman que nunca recibieron capacitación sobre liderazgo antes de ser promovidos.

¿Qué significa esto para ti?

Ser un líder es una gran responsabilidad.

Y la gente esperará que estés listo, incluso si nunca recibes capacitación específica en liderazgo.

Si quieres convertirte en un gran líder de personas, debes reconocer el hecho de que el liderazgo y la gerencia media son difíciles y prepararte para los desafíos que enfrentarás de antemano.

Algunos de estos desafíos incluyen:

  • Ganarte la confianza de tus empleados
  • Lidiar con la presión y el estrés
  • Gestionar a personas difíciles

7 características de los grandes líderes

Ahora bien, aunque existen muchos estilos de liderazgo, todos los grandes líderes comparten rasgos específicos.

Analicemos algunos de ellos:

  • Buenos oyentes: los buenos líderes saben que escuchar es la clave de una buena comunicación, por lo que siempre priorizan escuchar sobre hablar.
  • Estudiantes constantes: los líderes eficaces siempre buscan aprender de las experiencias de otras personas, ya sea a través de libros, cursos y mentores, siempre están aprendiendo. En resumen, cultivar una mentalidad de crecimiento es crucial para ser un líder eficaz.
  • Orientados al servicio: los buenos líderes saben que influir en las personas es ayudarlas a lograr lo que quieren, por lo que comienzan sirviendo a otros antes de pedir algo.
  • Saludables: los grandes líderes comprenden que para hacer su mayor contribución, deben cuidar su cuerpo y su condición física mental, lo cual es esencial para mantenerse productivos.
  • Responsables: los líderes no culpan a otros por las decisiones que toman y se adueñan de los resultados.
  • Centrados: los buenos líderes entienden lo que es más importante y canalizan sus esfuerzos hacia ello.
  • Empáticos y compasivos: los líderes eficaces son emocionalmente inteligentes y se preocupan por ayudar a las personas de maneras específicas.

Ahora bien, ten en cuenta que esta no es una lista completa de todas las características de los grandes líderes, pero incluye algunas de las principales.

Para obtener más información, te sugerimos que leas algunas de estas guías de BetterUp:

  • Decisiones que te convertirán en un líder
  • 5 comportamientos de liderazgo clave que debes tener
  • 10 valores fundamentales de un gran líder

¿Listo para convertirte en un gran líder?

Ser un líder no se trata de dar órdenes, lograr el cumplimiento y ni siquiera de construir relaciones individuales con los empleados.

Ser un gran líder se trata de construir una cultura sólida, una que ayude al equipo a crecer y alcanzar su verdadero potencial.

No porque tengan que hacerlo, sino porque quieren, porque están comprometidos con tu causa.

Sí, será difícil.

Sí, enfrentarás una gran cantidad de desafíos.

Sí, harás sacrificios, muchos de ellos.

Pero al final, todo valdrá la pena.

Subir