Entendiendo el duelo: Apoyo y recursos para tu viaje

Consejos para afrontar el duelo:

  • Identifica tus necesidades inmediatas (qué, cuándo, de quién).
  • Reserva tiempo para atender tus necesidades.
  • Reconoce que has cambiado y que tus necesidades pueden ser diferentes.
  • Céntrate en el presente y en lo que es importante ahora.
  • Practica el autocuidado y hábitos saludables.
  • Pide lo que necesitas.

¿Qué es el duelo?

El duelo es la reacción natural ante una pérdida. Puede desencadenarse por la pérdida de cualquier cosa que haya contribuido a formar nuestra identidad, como el empleo, las conexiones sociales, el divorcio, un diagnóstico propio o de un ser querido o la muerte de un ser querido.

El duelo es universal y personal a la vez. Todos los seres humanos experimentan el duelo, pero cada uno lo vive de manera única. No hay una pérdida mayor o menor que otra. No hay una forma correcta o incorrecta de hacer el duelo, solo tu propia manera.

El impacto del duelo en la salud física y emocional

El duelo afecta nuestra salud física y emocional de muchas maneras. A veces, los impactos son sorprendentes y no establecemos la conexión entre causa y efecto.

Aquí hay algunos ejemplos de cómo puede manifestarse el duelo:

Reacciones físicas:

  • Letargo y falta de energía
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Aumento o pérdida de peso
  • Mayor susceptibilidad a las enfermedades
  • Reaparición de viejas lesiones

Reacciones emocionales:

  • Pérdida de interés en cosas que antes traían alegría
  • Adormecimiento, conmoción, tristeza, desesperación, miedo
  • Disminución de la confianza
  • Aumento o nueva aparición de ansiedad
  • Sensación de pérdida de control
  • Cambios en la capacidad y habilidad para afrontar el estrés
  • Cambios en las relaciones interpersonales
Leer Más:  ¡El Poder Transformador de la Gratitud: Guía Definitiva para Cultivar un Corazón Agradecido!

Algunas de estas manifestaciones pueden parecer similares al estrés y la ansiedad cotidianos que los empleados sienten durante sus ajetreados días, lo que contribuye a su incapacidad para reconocerlo como duelo.

Subir