¿Es hora de cambiar de trabajo o carrera? Aquí tienes cómo saberlo

Cuando cambiar de trabajo/carrera es una buena opción:

  • Sientes pavor al levantarte por la mañana para ir a trabajar.
  • Has perdido interés en tu puesto.
  • No hay oportunidades de avance profesional.
  • Deseas una mayor compensación.
  • Ya no te identificas con los valores de la empresa.
  • Tu trabajo te está afectando personalmente.

Cuando cambiar de trabajo/carrera no es una buena opción:

  • No has estado en el puesto por mucho tiempo.
  • Te sientes emocional.
  • No tienes un plan.
  • No tienes ahorros.

Comunicación con tu empleador:

  • Hazlo en persona.
  • Decide un plazo para tu último día.
  • Ayuda con la transición.
  • Ofrece comentarios constructivos.
  • Expresa agradecimiento y gratitud.

Preparación para tu nuevo puesto:

  • Celebra.
  • Incorpora hábitos saludables a tu rutina.
  • Prepárate para el éxito.
  • Define tu marca personal.

Las primeras semanas:

  • Mantén el ritmo.
  • Establece expectativas claras con tu gerente.
  • Practica la autocompasión.

Cuándo es buena idea cambiar de trabajo o carrera

Puede que sea el momento de plantearte si tu trabajo o incluso tu carrera es lo adecuado para ti si:

  • Temes levantarte por las mañanas: ¿Pensar en levantarte de la cama para ir a trabajar te provoca ansiedad, estrés o dejadez?
  • Has perdido el interés en tu función: Quizá se ha vuelto "pan comido" para ti y podrías hacer tu trabajo sin pestañear. Te aburres y ya no te motiva hacer más que lo básico.
  • No hay oportunidades de avanzar en tu carrera: Avanzar en la carrera suele ser un importante factor motivador. Quizá quieras ser gerente pero no hay forma de hacerlo en tu empresa actual. O quizá has llegado a un punto muerto en tu función y no hay forma de aumentar tu impacto en la organización. Sean cuales sean tus objetivos profesionales, si no ves un camino claro para conseguir el trabajo de tus sueños, quizá este ya no sea el lugar adecuado para ti.
  • Quieres una mayor compensación: Investiga un poco para saber cuánto ganan tus compañeros en puestos similares. Páginas web como Glassdoor y ZipRecruiter pueden ayudarte a identificar cuál podría ser el salario medio para un puesto de trabajo determinado. Puede que descubras que estás mal pagado para la media o que estás en la cima de la escala salarial para tu puesto concreto. En cualquier caso, tener esta información te dará una mejor idea de si es posible una mayor compensación si dejas tu trabajo actual.
  • Ya no te identificas con los valores de la empresa: Quizá ha habido una reestructuración o un cambio de liderazgo y te das cuenta de que ya no estás alineado con la misión, el propósito o la visión de la empresa. Para aumentar tu claridad sobre esto, un buen punto de partida es observar tus valores. Identifica entre 15 y 20 valores que tienes a nivel personal o profesional. Redúcelos a los 4 o 5 valores fundamentales que se solapan en ambos aspectos de tu vida. Esto puede ayudarte a buscar brechas entre los valores de tu empresa y los tuyos. También te ayudará a aclarar para qué tipo de empresas te gustaría trabajar en el futuro.
  • Tu trabajo te está afectando personalmente: Ya sea por falta de equilibrio entre el trabajo y la vida personal, por el estrés laboral que te llevas a casa o porque tus relaciones se ven afectadas, puede que sea el momento de plantearse un cambio. Una forma de saber si es así es comprobar cómo te encuentras físicamente. ¿No duermes, tienes dolores de cabeza o problemas gastrointestinales? Todos estos pueden ser señales de que algo va mal y necesita atención. Puede que sea necesario un cambio significativo en tu entorno de trabajo.
Leer Más:  El aislamiento social: un problema creciente y sus consecuencias para la salud mental

Cuándo no es una buena idea cambiar de trabajo o carrera

  • No has estado mucho tiempo en el puesto: No hay un tiempo exacto que debas permanecer en un trabajo. Pero si tu currículum muestra un nuevo trabajo cada pocos meses o cada año, las empresas pueden no verte como un candidato competitivo. Esto se debe en parte a que pueden querer a alguien en quien puedan invertir años y recursos. Podrían suponer que si tienes un patrón de cambio de trabajo, tampoco te quedarás en su empresa durante mucho tiempo. Esto podría hacerles dudar a la hora de invertir en ti como nuevo empleado.
  • Estás siendo emocional: Todos tenemos días malos de vez en cuando y podemos sentirnos más emocionales de lo normal con respecto al trabajo o a una situación en el mismo. Pero tomar una decisión que cambiará tu vida cuando te sientes emocional puede no ser prudente. Una parte diferente de nuestro cerebro se activa cuando procesamos las emociones que cuando tomamos decisiones lógicas. Si las emociones están nublando tu proceso de toma de decisiones, aléjate de la situación. Esto le dará a tu cerebro un momento para calmarse y pensar cuál es el paso correcto en ese momento. Puede que sea cambiar de trabajo, pero puede que no. Más adelante apreciarás haberte dado espacio para pensar en esta decisión.
  • No tienes un plan: A veces, dejar un trabajo sin un plan o un nuevo puesto al que ir puede funcionar. Pero hay algo de verdad en el clásico consejo profesional: "Es más fácil conseguir un trabajo cuando tienes un trabajo". Hay algo de cierto en esto. En parte, esto se debe a que las empresas ven que otra empresa ha invertido en ti y, en cierto modo, está dando fe de ti. Los posibles empleadores también pueden querer saber por qué estás actualmente desempleado, lo que puede requerir tacto al responder. A veces, quedarse hasta tener una oferta de trabajo en la mano puede ser la mejor opción profesional.
  • No tienes ahorros: Muchos estadounidenses viven al día y no tienen ahorros para gastos inesperados. Si planeas dejar tu trabajo pero no tienes nada preparado para el siguiente paso, puedes acabar más estresado que en tu puesto actual. Encontrar un nuevo trabajo puede llevar tiempo, por lo que ser consciente de lo que puedes permitirte es un factor importante que no debes pasar por alto. Al analizar tus finanzas, no olvides planificar también la cobertura sanitaria.
Leer Más:  La importancia de la diversidad cultural en el lugar de trabajo

Subir