¿Escasez de mano de obra o escasez de empleos de calidad?

La crisis de pertenencia: ¿Por qué los empleados renuncian?

El mercado laboral estadounidense se enfrenta a una situación paradójica: por un lado, se habla de una escasez de mano de obra, pero por otro, muchos puestos de trabajo mal remunerados están vacantes o tienen dificultades para encontrar candidatos. El resultado es un éxodo de trabajadores, que se cuestionan las razones de esta situación.

Las largas jornadas laborales, los salarios bajos y estancados, y los beneficios insuficientes son factores que contribuyen significativamente a esta fuga de talentos. Estos problemas no son nuevos, pero los acontecimientos recientes han exacerbado los sistemas ya estresados, llevando estas cuestiones al límite.

El sentimiento de pertenencia

Además de los factores económicos tradicionales, ha surgido un nuevo factor que contribuye a la rotación de personal: la falta de conexión, reconocimiento, valoración y aceptación en el trabajo. El sentimiento de pertenencia en el ámbito laboral parece estar disminuyendo constantemente.

Según un estudio, uno de cada cuatro empleados no siente un sentido de pertenencia. El 46% de los trabajadores se sienten menos conectados con su empresa que antes de la pandemia.

Diferencias entre empleados y directivos

Los datos revelan claras diferencias en varias medidas de pertenencia según el puesto que ocupan los empleados en sus respectivas empresas. En todas las medidas, los empleados individuales (IC) presentan los índices más bajos de pertenencia, mientras que los gerentes de gerentes son constantemente los más altos.

Leer Más:  Adaptarse a la nueva normalidad: ¿acabará algún día la COVID-19?

Dos áreas destacan especialmente:

  • Valoración: Los gerentes de gerentes se sienten mucho más valorados que los empleados individuales, casi el doble de la diferencia entre los empleados individuales y los gerentes de primera línea. Esto podría deberse a que, a medida que sus responsabilidades pasan de liderar personas a liderar estrategias, los gerentes de gerentes contribuyen de manera más visible y significativa en sus organizaciones.

  • Conexión con el equipo: Tanto los gerentes de primera línea como los gerentes de gerentes se sienten mucho más conectados con los miembros de su equipo que los empleados individuales. Esto puede deberse a que, por la naturaleza de sus funciones, los subordinados directos interactúan regularmente con sus superiores, incluso en entornos de trabajo remoto.

Las consecuencias de la falta de pertenencia

Cuando los empleados sienten un sentido de pertenencia en el trabajo, no solo son más felices, sino también más productivos, seguros y eficientes. Un estudio demostró que un sentido de pertenencia conduce a un aumento del 56% en el rendimiento laboral y a una reducción del 50% en el riesgo de rotación de personal. Fomentar la pertenencia incluso reduce los días de baja por enfermedad en un 75%, lo que significa que los empleados están más comprometidos y entusiasmados con su trabajo.

Sin embargo, cuando los sentimientos de pertenencia solo se experimentan en los puestos directivos, se crea un círculo vicioso que permite a estos empleados lograr aún más éxito, poder y pertenencia. Por el contrario, un bajo sentido de pertenencia que conduce a un menor rendimiento laboral y un menor compromiso no es un buen augurio para los empleados individuales ni para las organizaciones que los necesitan.

Leer Más:  Desarrolla tu pensamiento crítico: Una guía paso a paso

Soluciones para fomentar la pertenencia

Si las empresas desean atraer y retener a los mejores talentos, deben priorizar la creación de una cultura de pertenencia. El coaching profesional ha demostrado ser una herramienta eficaz en este sentido.

Un estudio reveló que las personas que inicialmente tienen un bajo sentido de pertenencia experimentan una mejora del 52% en solo 3 o 4 meses de coaching. Cuando la pertenencia mejora, la intención de permanecer en la empresa aumenta en casi un 10% de media. Además, los coaches ayudan a desarrollar habilidades en áreas relacionadas que apoyan la pertenencia, como mejorar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal en un 46% y la gestión del estrés en un 90%.

Los gerentes también desempeñan un papel crucial en la creación de un sentido de pertenencia. Cuando los gerentes reciben formación en habilidades de liderazgo inclusivo, todo el equipo se beneficia de una cultura de pertenencia mejorada.

Sentirse incluido o formar parte de un grupo es una necesidad humana básica. En un contexto de trabajo híbrido, una economía inestable y una pandemia aún presente, es más importante que nunca que las personas se sientan conectadas entre sí y con su trabajo. Las empresas tienen una oportunidad increíble de ayudar a todos los miembros de su organización a adquirir un sentido de pertenencia, para que puedan sentirse y rendir al máximo.

Subir