Gestiona tu energía, no tu tiempo, y siéntete más satisfecho en el trabajo

Consejos para gestionar la energía, no el tiempo:

  • Establece límites para proteger tus niveles de energía.
  • Incluye el descanso y la recuperación en tus planes.
  • Programa tiempo para el trabajo profundo y el trabajo interior.
  • Lleva un diario de tus niveles de energía para identificar lo que te energiza y te agota.
  • Aprende a delegar tareas cuando sea posible.

Los 4 principios clave de gestión para el rendimiento

Jim Loehr y Tony Schwartz, autores del libro "El poder del compromiso total: Gestionar la energía, no el tiempo, es la clave para el alto rendimiento y la renovación personal" (2003), argumentan que debemos adaptar nuestra energía a las tareas para sobresalir.

Según ellos, gestionar el tiempo no es tan importante como gestionar la inversión de nuestra energía: "Cada uno de nuestros pensamientos, emociones y comportamientos tiene una consecuencia energética. La medida definitiva de nuestras vidas no es el tiempo que pasamos en el planeta, sino la energía que invertimos en el tiempo que tenemos".

Los cuatro principios clave de gestión que proponen para impulsar el rendimiento son:

  1. Para un compromiso total, debemos aprovechar la energía física, emocional, mental y espiritual.
  2. Dado que la capacidad energética disminuye tanto por el uso excesivo como por el infrauso, debemos equilibrar el gasto energético con la renovación.
  3. Debemos sobrepasar nuestros límites, al igual que los atletas de élite, para desarrollar capacidad.
  4. Las rutinas específicas para gestionar la energía, llamadas "rituales de energía positiva", son importantes para el compromiso y el rendimiento.
Leer Más:  Recupera y fortalece tus conexiones profesionales con estos consejos

Tiempo frente a energía: ¿Estás priorizando el recurso correcto?

Tradicionalmente, la gestión del tiempo consistía en dividir las tareas y asignarles un tiempo específico para completarlas. Sin embargo, este método no tiene en cuenta la energía.

La energía es un recurso renovable, pero solo hasta cierto punto. Programar cada minuto de tiempo libre para aumentar la productividad puede parecer un buen uso del tiempo, pero no considera la necesidad de reponer la energía.

Además, algunas tareas requieren más energía que otras. Las tareas de alta energía y la multitarea no pueden realizarse de manera productiva cuando la energía ya está consumida por un exceso de cosas programadas en el día.

Con el tiempo, la falta de energía puede provocar una disminución de la productividad, incluso cuando hay tiempo suficiente para realizar las tareas necesarias.

Subir