Identificar las distintas etapas de la crisis vital y cómo afrontarlas

Consejos para afrontar una crisis vital:

  • Haz cambios saludables en tu estilo de vida: dedica tiempo a tus aficiones, haz ejercicio y come sano.
  • Apóyate en tu red de apoyo: tus amigos, cónyuge y familiares pueden ayudarte a hablar de tus problemas y ofrecerte una nueva perspectiva. Si no te sientes cómodo compartiendo con ellos, considera la posibilidad de buscar ayuda profesional.
  • Sé honesto contigo mismo y con los demás: estás pasando por un momento difícil, e ignorarlo no mejorará la situación. Nombrar tus problemas a menudo los hace abrumadores. Entonces, puedes trabajar para mejorar tu situación.
  • Revisa tus valores: reflexiona sobre lo que es más importante para ti en la vida. Ya sea tu carrera, tu familia o tu comunidad, tus valores pueden darte dirección.
  • Céntrate en lo que puedes controlar: la vida rara vez sigue un plan, y no hay nada que puedas hacer al respecto. Pero puedes controlar tu reacción. Dejar ir las cosas que no puedes cambiar te ayudará a calmar tu mente.

La crisis existencial: una etapa de cambio y crecimiento personal

¿Qué es una crisis existencial?

Una crisis existencial es una respuesta psicológica a cambios importantes o eventos traumáticos en la vida. Se caracteriza por un período de angustia y profundos ajustes asociados con experiencias significativas, como un divorcio o la muerte de un ser querido.

Causas de las crisis existenciales

Las crisis existenciales pueden ser desencadenadas por diversos factores, entre ellos:

  • Cambios de edad, particularmente en la mediana edad
  • Eventos traumáticos como la muerte de un ser querido
  • Transiciones de vida importantes, como graduarse de la universidad o retirarse
  • Presiones sociales, como las expectativas sobre la apariencia o la maternidad
  • Cambios inesperados en la carrera o las relaciones
Leer Más:  ¡Descubre el poder de la visión, la misión y el propósito!

Signos de una crisis existencial

  • Falta de motivación
  • Sentimientos de vacío o insatisfacción
  • Dudas sobre el propósito o significado de la vida
  • Desconexión de valores o pasiones
  • Autocrítica excesiva
  • Sentimientos de soledad o aislamiento

Etapas de una crisis existencial

Las crisis existenciales generalmente siguen un patrón de tres etapas:

1. Desencadenante: Un evento o situación estresante desencadena sentimientos de insuficiencia, miedo a la muerte o pérdida de sentido vital.

2. Período de crisis: Una fase de intensa introspección en la que se cuestionan las creencias, los comportamientos y el sentido de identidad. Se pueden experimentar nuevos intereses, identidades o relaciones.

3. Resolución: Se recupera un sentido de bienestar y aceptación. Se aprenden lecciones valiosas y se puede adoptar una nueva perspectiva de la vida.

Subir