La cultura dominante: ¿Un obstáculo para la inclusión en el lugar de trabajo?

Consejos para promover un entorno laboral sin prejuicios:

  • Identifica la cultura dominante y examina sus aspectos potencialmente sesgados.
  • Escucha y considera las perspectivas de personas fuera de la cultura dominante.
  • Analiza los puntos débiles para identificar posibles sesgos y oportunidades perdidas.
  • Organiza reuniones de grupo para fomentar la comunicación abierta y diversa.
  • Examina la diversidad en todos los aspectos (pensamiento, antecedentes socioeconómicos, etnia, educación).
  • Fomenta un ambiente donde las personas se sientan cómodas discutiendo lo que es importante para ellas.
  • Alienta a los empleados a aprovechar los beneficios de la empresa y los servicios de apoyo.
  • Promueve la participación activa en conversaciones sobre el cambio y el crecimiento.
  • Examina la cultura para detectar lenguaje codificado y estándares irrelevantes.
  • Evita comunicar las subculturas como una amenaza.
  • Fomenta las conexiones entre los empleados y el respeto por las diferencias.
  • Haz que los eventos sociales sean inclusivos y atractivos para todos.

¿Qué es la “cultura dominante”?

La cultura dominante es aquella que ha establecido sus propias normas, valores y preferencias como estándar para un grupo entero de personas. Estas preferencias y normas se imponen independientemente de si contradicen lo habitual para otros miembros del grupo. El grupo tiende a aceptar y adoptar estos comportamientos y prácticas, incluso si no los comparte.

En cierta medida, esto solo ocurre cuando las normas de la cultura dominante se perciben como preferibles o relevantes para la mayoría de la población. Sin embargo, los criterios y las razones para ello difieren. Las normas de la cultura dominante pueden aceptarse porque son convenientes o prevalentes, pueden tener un valor religioso o cultural, pero también pueden aceptarse porque violarlas conllevaría una amenaza social.

Leer Más:  El tiempo libre: Una herramienta vital para tu bienestar

¿Por qué es importante considerar este concepto en el lugar de trabajo actual?

La cultura, ya sea étnica, personal, profesional u organizacional, es fundamental para comprender los lugares de trabajo modernos. Tenemos que tener conversaciones al respecto. Los trabajos brindan mucho más que un lugar para recibir un sueldo. Pasamos la mayor parte de nuestro día dedicados a nuestro trabajo. Y nuestro trabajo con el tiempo construye nuestras carreras. Por ello, la cultura del lugar de trabajo es muy relevante para el éxito de nuestras carreras y vidas.

La cultura del lugar de trabajo puede ser distinta del prejuicio. Pero puede ser difícil distinguir la diferencia. En Estados Unidos, la cultura dominante podría describirse como anglosajona, occidental, rica, capitalista, orientada al éxito y masculina. Estos ideales impulsan lo que consideramos un logro y un profesionalismo. Los estándares de apariencia, lenguaje e incluso objetivos a menudo están vinculados explícitamente a estos ideales.

Cuanto más te integres con éxito en la cultura dominante, más te percibirán como exitoso y deseable.

Subir