La discapacidad, más allá de las palabras

Evita el término “diferentemente capaz”

Si bien las intenciones pueden ser buenas, términos como "diferentemente capaz" enmascaran los desafíos reales de las personas con discapacidades. Implican una "normalidad" que no existe y refuerzan estereotipos dañinos.

¿Por qué “discapacitado” es preferible?

El término "discapacitado" reconoce las limitaciones físicas o mentales sin connotaciones negativas. Describe con precisión las barreras que enfrentan las personas con discapacidades en un mundo diseñado para personas sin ellas.

Qué decir y hacer en lugar de “diferentemente capaz”

  • Usa "discapacitado" o "personas con discapacidad": Respeta las preferencias de las personas con discapacidad.
  • Pregúntate si es necesario mencionar la discapacidad: Evita etiquetar a las personas por sus diferencias,除非 sea relevante para la conversación.
  • Abandona "normal": No lo uses para comparar a las personas sin discapacidad con las discapacitadas.
  • Evita el lenguaje de lástima: Las personas con discapacidad no son "heroicas" ni "especiales", son simplemente personas.
  • Reconoce las discapacidades invisibles: Muchas discapacidades no son evidentes, por lo que es importante incluirlas en las consideraciones de inclusión.

El lenguaje es poderoso y puede influir en nuestras percepciones y comportamientos. Al usar un lenguaje inclusivo, podemos crear entornos donde las personas con discapacidad se sientan respetadas, valoradas y empoderadas. Recuerda, la discapacidad no es una diferencia, es parte de la diversidad humana.

Leer Más:  ¡La crisis de la conexión europea: el aislamiento laboral en auge!
Subir