La importancia de reducir las barreras para mejorar la salud mental en el lugar de trabajo

  • Reduce las barreras:
    • Simplifica el acceso a los servicios de salud mental.
    • Proporciona apoyo alternativo, como evaluaciones de bienestar y ejercicios de respiración.
  • Involucra a los empleados:
    • Utiliza enfoques de bajo riesgo para iniciar conversaciones sobre el bienestar mental.
    • Haz que sea fácil pedir ayuda.
  • Proporciona empatía y orientación:
    • Crea un entorno de confianza donde los empleados se sientan escuchados y comprendidos.
    • Ofrece orientación personalizada para superar las barreras de acceso al apoyo.
  • Ofrece una variedad de herramientas:
    • Informa a los empleados sobre los recursos y beneficios disponibles.
    • Ayuda a los empleados a identificar los servicios adecuados para sus necesidades.

Comprender las barreras que impiden el acceso a la atención de salud mental

A pesar de la creciente conciencia sobre la importancia de la salud mental, muchas personas aún enfrentan barreras para acceder a la atención que necesitan. Estas barreras pueden ser complejas y multifacéticas, abarcando desde factores logísticos y de costo hasta actitudes y percepciones.

En un estudio global, el 63,8% de las personas que no accedieron a tratamiento informaron querer manejar el problema por sí mismas, mientras que el 15,7% no creía que su afección pudiera tratarse de manera efectiva. Menos, el 7,7%, citó el estigma como la razón para no buscar atención.

Reducir las barreras y fomentar el compromiso

Para abordar eficazmente la crisis de salud mental, es esencial reducir o eliminar las barreras que impiden que las personas accedan a la ayuda que necesitan. Esto implica abordar factores como:

  • Motivación y compromiso: Fomentar la motivación y el compromiso al proporcionar información clara y fácilmente accesible sobre las opciones de tratamiento y sus beneficios.
  • Reducción de la fricción: Simplificar el proceso de acceso a la atención eliminando obstáculos administrativos y burocráticos.
  • Apoyo donde se necesita: Brindar apoyo y recursos personalizados que satisfagan las necesidades específicas de las personas, como evaluaciones de bienestar, ejercicios de respiración y servicios de guía personalizados.
Leer Más:  Trabajar en exceso: una práctica de alto riesgo y baja recompensa

Involucrar a los empleados en su propio bienestar mental

Involucrar a los empleados en su propio bienestar mental es crucial para promover una fuerza laboral saludable y productiva.

  • Alternativas de bajo riesgo: Ofrecer vías alternativas de participación, como evaluaciones de bienestar y ejercicios de respiración, para crear conciencia sobre los recursos de apoyo disponibles y fomentar la confianza y la voluntad de participar.
  • Experiencias positivas: Asegurar experiencias positivas con puntos de contacto alternativos para facilitar que las personas busquen ayuda cuando la necesiten.
  • Guía personalizada: Proporcionar una guía personalizada para brindar apoyo, aliento y orientación práctica, ayudando a las personas a identificar sus necesidades y opciones de tratamiento y superando las barreras para acceder a la atención.

Empatía y guía en el momento justo

Para aquellos que luchan con problemas de salud mental graves, la empatía y la guía pueden marcar una diferencia significativa en su viaje hacia la recuperación.

  • Punto de aterrizaje sensible: Tener recursos y personas disponibles para ayudar a las personas a comprender su situación y validar sus sentimientos.
  • Interacciones significativas: Fomentar interacciones significativas, incluso pequeñas, como contacto visual y conversaciones no relacionadas con la enfermedad, que pueden brindar apoyo y conexión.
  • Seguimiento y apoyo: Proporcionar seguimiento y apoyo continuos por parte de personas de confianza con experiencia en salud mental, lo que aumenta las posibilidades de que las personas superen el sufrimiento y logren sus objetivos de bienestar.

Subir