La motivación en el trabajo: cómo crear un equipo imparable

Consejos para motivar a un equipo en el lugar de trabajo:

  • Hazles sentir valorados: Distribuye elogios de manera uniforme y frecuente.
  • Permite la creatividad: Proporciona un entorno en el que puedan utilizar sus habilidades creativamente.
  • Acepta el fracaso juntos: Crea un entorno seguro para analizar los errores y aprender de ellos.
  • Fomenta una cultura de confianza: Lidera con integridad y confianza para inspirar confianza entre los miembros del equipo.
  • Utiliza citas inspiradoras: Usa citas inspiradoras para recordar al equipo el valor del trabajo en equipo y la colaboración.

Los tipos de motivación

Comprender los motivadores individuales de las personas es el primer paso para crear una cultura de confianza, colaboración y trabajo en equipo.

No puedes controlar el interés de una persona en su trabajo. Pero aquí está el secreto de cómo motivar a un miembro del equipo: debes comprender sus motivadores intrínsecos y extrínsecos. Luego, crea un entorno en el que puedan prosperar.

La motivación extrínseca se refiere a factores externos que impulsan a los miembros del equipo a rendir al máximo. Estos pueden ser positivos o negativos. Por ejemplo:

  • Los aumentos salariales y las bonificaciones pueden actuar como recompensas por el buen desempeño de un empleado.
  • Las reprimendas formales por bajo rendimiento pueden ser un toque de atención para un empleado, alentándolo a mejorar.

Las recompensas y el refuerzo positivo tienden a ser más efectivos que los castigos, pero los castigos a veces son necesarios para corregir comportamientos negativos. El truco está en encontrar el equilibrio adecuado.

La motivación intrínseca es interna. Se refiere al deseo de un empleado de hacer algo por sí mismo. Por ejemplo, la misión de su empresa podría alinearse con sus valores, o disfrutar el desafío de sus tareas diarias.

Leer Más:  ¡Mantén la motivación encendida: Consejos para alcanzar tu máximo potencial!

Como gerente, no puedes cambiar la motivación intrínseca de una persona. Pero a medida que conozcas a cada miembro del equipo, puedes tomar decisiones de personal basadas en lo que los impulsa. Si uno de tus empleados prospera enseñando y ayudando a otros, puedes pedirle que sea mentor del nuevo empleado.

Esto puede ayudarlos a sentirse valorados y aumentar la probabilidad de que sigan desempeñándose al máximo.

Cómo motivar a un equipo en el lugar de trabajo

Conocer los motivadores de cada uno ayudará a impulsar el desempeño individual de tu equipo, pero ahora necesitas fomentar la cohesión entre ellos. Necesitan aprender a confiar unos en otros y darse cuenta de que están trabajando hacia una visión u objetivo común.

Aquí hay cuatro cosas que puedes hacer para fomentar una cultura de colaboración y motivar a tu equipo:

1. Hazlos sentir valorados

Distribuye elogios de manera uniforme y frecuente. La gente quiere sentirse valorada por un trabajo bien hecho, y felicitarlos públicamente contribuirá en gran medida a que se sientan parte del equipo.

La mejor manera de ofrecer elogios es hacerlo con prontitud y centrarse en algo específico. Por ejemplo, si un miembro del equipo hace una gran presentación a un cliente, infórmale justo después de que haya terminado. Si esperas demasiado, el complemento seguirá pareciendo bueno, pero perderá su brillo.

También vale la pena mostrarles cómo su trabajo encaja en el panorama general. Explícales por qué su presentación fue tan efectiva y cómo contribuyó al éxito general de la organización. Esto les ayudará a comprender mejor el valor de sus esfuerzos y los motivará a seguir contribuyendo.

2. Déjalos ser creativos

Contrataste a tu equipo por una razón. Cada uno es un experto en sus respectivos campos y todos tienen algo valioso que aportar al grupo. Tu trabajo es proporcionar un entorno en el que puedan trabajar juntos, utilizando sus habilidades de forma creativa y con la máxima eficacia.

Leer Más:  La importancia de la inteligencia emocional: el secreto para el éxito personal y profesional

Los ejercicios de formación de equipos pueden ayudar aquí, especialmente para equipos que aún no están acostumbrados a trabajar juntos. Reúnelos, dales un objetivo artificial y déjalos trabajar juntos para alcanzarlo.

Tendrán que comunicarse entre sí, aprender los estilos de trabajo de los demás y adaptarse a las personalidades de los demás. Estos aprendizajes les ayudarán a colaborar de manera más eficaz cuando trabajen en problemas laborales de la vida real.

3. Abraza el fracaso juntos

Al igual que en los deportes, ganas como equipo y pierdes como equipo. Es importante no culpar a ningún individuo por un rendimiento deficiente.

Si tu equipo tuvo un desempeño inferior en una situación particular, crea un entorno seguro después en el que puedas analizarlo. Examina el problema objetivamente, evalúa dónde se equivocaron colectivamente y aborda tus deficiencias juntos para que no vuelva a suceder.

4. Fomenta una cultura de confianza

La cultura corporativa comienza en la cima. Si eres un líder tóxico que es pasivo-agresivo, microgestiona a tu equipo y engaña a tus empleados, otros en tu oficina harán lo mismo. Y con el tiempo, esto erosiona la confianza entre las personas, aumenta los niveles de estrés y conduce a una mayor rotación de empleados.

Pero si tu equipo sabe que confías en ellos, aprenderán a confiar unos en otros. Esto crea una cultura de respeto y tolerancia mutua que es esencial para ayudarlos a desempeñarse al máximo. Construir confianza requiere tiempo y esfuerzo, pero es esencial para ser un líder transformador.

Subir