Libera tu mente de las ataduras del sesgo de anclaje

Consejos para evitar el sesgo de anclaje:

  • Educate yourself: Conoce más sobre el tema en cuestión para evitar que información incompleta o engañosa te influya.
  • Cuestiona el ancla: Considera cómo podría estar equivocada o ser insuficiente para justificar una decisión.
  • Escríbelo: Escribir puede ayudar a ralentizar los procesos de pensamiento y a tomar decisiones más conscientes.
  • Busca consejo: Pide consejo a personas que comprendan mejor el tema y que puedan ofrecer una opinión objetiva.

El sesgo de anclaje es la tendencia a confiar excesivamente en la primera información recibida, la cual puede manipular nuestros procesos de pensamiento crítico. Para evitar la fatiga de la toma de decisiones, nuestro cerebro busca inconscientemente atajos en los procesos de razonamiento al confiar en los datos iniciales.

¿Qué es el sesgo de anclaje?

El sesgo de anclaje nos lleva a tomar juicios o decisiones basados en la primera información recibida. Este dato inicial nos hace formarnos una opinión sobre el tema y nos lleva a tomar decisiones sesgadas. Posteriormente, todas las nuevas interpretaciones de una situación se relacionan con el ancla. Por ejemplo, si estás negociando tu salario, la primera oferta determina la contraoferta. Si solicitas un aumento del 10%, tu jefe puede contraofertar con un 7%, pero si hubieras solicitado un 15%, es posible que te hubiera ofrecido un 10%.

Cómo detectar el sesgo de anclaje

El anclaje es el sesgo cognitivo más común en la toma de decisiones humanas. Saber cómo detectar y combatir nuestros sesgos inconscientes nos ayudará a tomar decisiones más críticas y completas. Aquí tienes algunas formas de detectar cuándo estás utilizando el anclaje:

  • Te centras en una sola información: La mayoría de las decisiones no son blancas o negras. Si te centras en un solo dato, estás pasando por alto los matices de la situación. Intenta no dar una importancia desproporcionada a un solo dato para tomar mejores decisiones.
  • Tomas decisiones muy rápidamente: Si tomas decisiones muy rápido, podrías estar siendo afectado por el sesgo de anclaje. También podrías cometer más errores en las preguntas porque no te has dado tiempo para pensar críticamente en el problema. "¿Qué pesa más: una tonelada de plumas o de ladrillos?". Podrías adivinar rápidamente plumas porque es el material más ligero, aunque ambos pesan una tonelada.
  • Ignoras información contradictoria: Como el sesgo de anclaje nos hace confiar en los datos iniciales, somos más reacios a aceptar nueva información. En su lugar, buscamos información que refuerce nuestros sesgos de confirmación.
Leer Más:  ¡Basta de interrupciones! Guía para mantener el enfoque y la productividad en el trabajo

Subir