Los padres que trabajan luchan por equilibrar la vida familiar con las responsabilidades profesionales

Consejos para apoyar a los padres que trabajan:

  • Proporcionar acuerdos laborales flexibles (trabajo remoto, horario flexible, semanas laborales de 4 días)
  • Establecer políticas y beneficios favorables a la familia (licencia por enfermedad, licencia por maternidad/paternidad, beneficios médicos, atención de fertilidad)
  • Promover e invertir en grupos de recursos para empleados (comunidades de apoyo para padres trabajadores)
  • Priorizar la creación de una cultura inclusiva y de pertenencia
  • Poner a disposición el coaching profesional para los padres que trabajan

El impacto desproporcionado de la pandemia en las madres trabajadoras

La pandemia de COVID-19 ha puesto a prueba los límites de los padres que trabajan, quienes han tenido que hacer malabares con las responsabilidades profesionales y familiares en circunstancias sin precedentes. El cierre de escuelas y guarderías, junto con el cambio al teletrabajo, ha dificultado enormemente el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

De la noche a la mañana, la oficina, el aula, el parque infantil y la guardería se fusionaron bajo un mismo techo, ejerciendo una presión enorme sobre las familias ya estresadas por la propia pandemia. Si bien algunos aspectos de la vida están volviendo a la normalidad, es poco probable que las luchas que enfrentan los padres que trabajan desaparezcan pronto. Y con cada vez más empresas implementando modelos de trabajo híbridos de forma permanente, es probable que la línea divisoria entre el trabajo y la vida hogareña siga siendo difusa.

Los datos hablan

Una encuesta realizada por BetterUp Labs reveló que un número significativo de padres que trabajan siente que tener un hijo ha tenido un impacto negativo en sus carreras y seguridad laboral. Sin embargo, ciertos grupos expresaron estas preocupaciones con más fuerza que otros.

Leer Más:  ¡Logra el éxito con estos consejos infalibles!

Entre las madres, el 20,25 % informó que tener un hijo había tenido un impacto moderadamente negativo a extremadamente negativo en su seguridad laboral, mientras que solo el 5 % de los padres informó lo mismo. Esta brecha se vuelve aún más pronunciada cuando se consideran los arreglos de trabajo. Las mujeres que trabajan de forma remota o híbrida expresan la mayor preocupación por su seguridad laboral.

De manera similar, el 17 % de las madres que trabajan informaron que tener un hijo había tenido un impacto moderadamente negativo a extremadamente negativo en sus oportunidades de avance profesional, mientras que solo el 5 % de los padres informaron lo mismo. Nuevamente, las madres en posiciones remotas e híbridas expresan la mayor preocupación, lo que sugiere que las madres que tienen la capacidad de asumir responsabilidades de cuidado infantil pueden estar perjudicando su desempeño laboral y sus futuras carreras.

El sesgo de género está vivo y coleando

La pandemia solo ha magnificado cómo la desigualdad afecta a las mujeres tanto dentro como fuera del hogar. Mientras que tanto las madres como los padres están asumiendo mayores responsabilidades domésticas, las mujeres están asumiendo la mayor parte de la educación en el hogar, la cocina, la limpieza y la crianza virtual. Esto ha obligado a muchas mujeres a sacrificar el avance profesional e incluso evitar regresar al mercado laboral por completo.

Un informe reciente de McKinsey & Company encontró que una de cada tres mujeres dice estar considerando "reducir su carrera" o dejar la fuerza laboral este año. Entre las madres, la mayoría cita las responsabilidades de cuidado infantil como una razón principal.

Leer Más:  Recupera y fortalece tus conexiones profesionales con estos consejos

Cómo pueden ayudar las organizaciones

Afortunadamente, hay formas específicas en que las organizaciones pueden brindar un mejor apoyo a las madres que trabajan, así como a los padres que trabajan y los futuros padres.

  • Proporcionar arreglos de trabajo flexibles: Otorgar opciones de trabajo remoto o híbrido, horarios semanales personalizados o incluso semanas de trabajo de 4 días puede brindar a los padres que trabajan más control sobre sus horarios.
  • Establecer políticas y beneficios familiares: Reevaluar las políticas existentes para garantizar que se apliquen a todos los empleados, independientemente de su género, estado civil, parental o laboral. Esto incluye políticas como PTO, días de enfermedad, licencia por maternidad y paternidad, beneficios médicos y atención de fertilidad.
  • Promover y invertir en grupos de recursos para empleados: Estos grupos internos pueden brindar recursos, asesoramiento y otro apoyo práctico para padres que trabajan.
  • Priorizar la construcción de una cultura inclusiva: Crear una cultura de inclusión y pertenencia donde los padres que trabajan se sientan apoyados y valorados.
  • Hacer que el coaching esté disponible para padres que trabajan: El coaching profesional puede ayudar a los padres que trabajan a encontrar un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida personal, controlar mejor el estrés y cuidar su salud mental.

Subir