¡No te sientas abrumado! Descubre cómo controlar tus emociones y mejorar tu bienestar

Consejos para lidiar con el abrumamiento:

  • Aprende a decir "no" a eventos o proyectos que no puedes asumir.
  • Evita el pensamiento de "todo o nada". Prioriza tareas y escala tus esfuerzos según corresponda.
  • Delega responsabilidades cuando sea posible.
  • Acepta tus sentimientos en lugar de negarlos o avergonzarte por ellos.
  • Cultiva el pensamiento positivo y siéntete orgulloso de tomarte tiempo para cuidarte.
  • Prueba la meditación u otros ejercicios de atención plena para encontrar la tranquilidad.
  • Practica técnicas de relajación muscular progresiva.
  • Cuestiona tu crítico interno para deshacerte del perfeccionismo.

¿Qué significa sentirse abrumado?

Sentirse abrumado es experimentar una avalancha de emociones ante situaciones que se perciben como excesivamente estresantes o difíciles de manejar. Esta respuesta emocional, a menudo acompañada de una reacción física, inhibe la capacidad de pensar con claridad o planificar cómo afrontar una situación.

La reacción física suele ser similar al estrés y la ansiedad: respiración superficial, opresión en el pecho, aceleración del ritmo cardíaco, sudoración, etc. Otra reacción posible es el bloqueo mental, tratando de no pensar en los factores estresantes (como una reunión o una entrevista de trabajo) para evitar sentirse abrumado.

¿Por qué te sientes abrumado?

Las razones para sentirse abrumado son personales y varían de una persona a otra. La autoconciencia es clave para identificar los factores estresantes y cómo te afectan. Identificar los desencadenantes del agobio es el primer paso para eliminar ciertos tipos de estrés de tu vida o aprender a manejarlos mejor.

Estas son cuatro causas comunes de agobio emocional:

  • Demasiadas tareas y responsabilidades: La vida moderna es compleja y llena de obligaciones profesionales, personales, pasiones y pasatiempos. A veces, asumir demasiadas responsabilidades puede provocar un apagón emocional.
  • Cambios vitales: La vida está llena de cambios, algunos emocionantes y otros abrumadores. Mudarse a una nueva ciudad, empezar un nuevo trabajo o volver a estudiar son grandes cambios que pueden generar sentimientos de agobio.
  • Eventos traumáticos: Vivenciar un trauma siempre es abrumador, y recordar esos eventos suele desencadenar sentimientos similares. Perder a seres queridos, sufrir un accidente o presenciar desastres naturales son ejemplos de eventos traumáticos.
  • Situaciones de miedo: Es normal tener miedo a ciertas cosas. Situaciones como hablar en público o estar en grandes multitudes pueden generar sentimientos abrumadores porque se perciben como imposibles de manejar. Evitar los miedos también es común, lo que puede hacer que te sientas menos preparado cuando te enfrentas a ellos.
Leer Más:  ¡El compromiso de los empleados: La clave para un lugar de trabajo próspero!

Consecuencias del agobio emocional

Sentirse abrumado no es algo que deba ignorarse. Las consecuencias pueden afectar a tu salud mental, física, estado de ánimo y hábitos diarios. Es importante recordar que el agobio repetido puede tener un impacto a largo plazo en tu bienestar, al igual que el estrés.

Estas son cuatro consecuencias del agobio emocional:

  • Dificultad para cuidarse: Cuando te centras en lo que te abruma, a veces te resulta difícil cuidarte. Puedes olvidarte de cosas como ir al médico o dedicar tiempo al autocuidado.
  • Menor capacidad de pensar racionalmente: La sobreestimulación provocada por los miedos o los factores estresantes puede dominar tu mente. Como resultado, no puedes procesar las cosas racionalmente ni pensar críticamente. Esto puede llevar a la procrastinación o a ver algo como más complicado de lo que es y rendirse.
  • Impactos negativos en tu vida social: Sentirse abrumado por las cosas de la vida puede conducir a la soledad o al aislamiento social. Es posible que evites socializar con amigos o familiares porque añadir otro elemento a tu lista es demasiado.
  • Aumento de la fatiga: Estar constantemente abrumado es agotador. La tensión y el estrés agotan tu energía y te hacen sentir apático y desmotivado.

Subir