Relación sana, relación no saludable y relación abusiva

13 consejos para construir relaciones saludables:

  1. Averigua tus creencias fundamentales
  2. Atesoren las vulnerabilidades de cada uno
  3. Pide ayuda cuando la necesites
  4. Protege la relación del estrés
  5. Muestra aprecio
  6. Reserva tiempo para hablar sobre tus esperanzas y miedos
  7. Pelea con intención
  8. Abraza tus diferencias
  9. Comunícate y mantén límites saludables
  10. Regístrate regularmente
  11. Sé un buen oyente
  12. Aprende cómo os gusta dar y recibir afecto
  13. Diviértete juntos

Las relaciones no son 100% saludables el 100% del tiempo. Las relaciones siempre están en constante cambio, y ahí es donde reside gran parte de su belleza. Sin embargo, existe una gran diferencia entre las conexiones que son imperfectas, lo cual es normal, y aquellas que son potencialmente abusivas y podrían afectar negativamente tu vida.

Banderas verdes, amarillas y rojas: Identifica las señales

Para identificar las diferencias, puede ser útil considerar el comportamiento de otras personas en las relaciones en términos de banderas verdes, rojas y amarillas. Estas siguen la definición de relaciones saludables, no saludables y abusivas de la Línea Directa Nacional contra la Violencia Doméstica:

Banderas verdes: Son comportamientos saludables que transmiten respeto y confianza. Las personas con muchas banderas verdes te harán sentir apoyado y cuidado. Estos incluyen comunicación abierta, seguridad emocional y respeto mutuo.

Banderas rojas: Las banderas rojas son señales de advertencia que sugieren que alguien puede ser manipulador o abusivo, como comunicación cruel o amenazante, comportamiento agresivo e intentos de controlarte. Si estos comportamientos comienzan a aparecer, considera dejar la relación o buscar ayuda profesional para abordarla.

Banderas amarillas: Estos no son necesariamente patrones de comportamiento tóxicos, pero son potencialmente poco saludables a los que debes prestar mucha atención. Las banderas amarillas incluyen la falta de comunicación y las contribuciones desequilibradas a la relación.

Leer Más:  ¡Proactivo vs Reactivo: Guía para un Liderazgo Eficaz!

Si la persona no trabaja conscientemente en sus banderas amarillas, podrían degenerar en banderas rojas, por lo que es importante identificarlas y comunicarlas desde el principio. Presta atención a las relaciones en tu vida. ¿Cuántas banderas verdes puedes ver? ¿Y rojas? Si descubres que los aspectos negativos están empezando a desequilibrar la balanza, vuelve a analizar la situación. Habla con un buen amigo y evalúa si la persona impacta positivamente en tu vida o te está frenando.

7 características clave de las relaciones saludables

No actúas igual en todas tus relaciones: tus padres y tus mejores amigos reciben diferentes tipos de atención de ti. Pero las relaciones saludables tienen un conjunto de principios subyacentes bastante consistentes, ya sea con tu hijo o con un colega cercano. Esto es lo que debes buscar:

  1. Confianza ganada: En una relación saludable, deben confiar el uno en el otro. Sabes que puedes depender del apoyo y la honestidad de la otra persona. Pero ninguna relación saludable comienza con una confianza total: hay que demostrarla y ganársela.

  2. Apoyo mutuo: Tú y tu pareja deben apoyarse mutuamente en las dificultades, celebrar los triunfos y animarse mutuamente a crecer. Puedes dejar de lado tus propias necesidades cuando ellos están pasando por un momento difícil, y viceversa. También se trata de comunicar cómo es el apoyo para ti.

  3. Comunicación madura y saludable: La mala comunicación puede causar daños graves a las relaciones. Un estudio encontró que las parejas casadas que reportan niveles más altos de comunicación negativa tienen más probabilidades de divorciarse dentro de los primeros cinco años. En las relaciones saludables, debe entrar en juego un conjunto diverso de habilidades de comunicación, como expresar gratitud, gestionar los conflictos y escuchar.

  4. Respeto: En una relación, el respeto significa tomarse el tiempo para aprender sobre los límites de la otra persona y reconocer sus fortalezas y contribuciones. Lo contrario del respeto es el menosprecio: la creencia de que la otra persona es menos valiosa, importante o inteligente que tú. Y según el experto en relaciones John Gottman, el menosprecio es el comportamiento más destructivo en una relación.

  5. Equilibrio: En una relación equilibrada, ambas personas se esfuerzan, y esto se ve diferente según el contexto. En una relación romántica, el equilibrio generalmente significa igualdad básica en términos de cuánto tiempo y esfuerzo emocional invierte cada pareja. Y en una relación jerárquica en el lugar de trabajo, puede que no haya igualdad, pero sí reciprocidad y reconocimiento.

  6. Honestidad y autenticidad: La honestidad significa expresar las emociones de forma clara y compasiva sin inventar o romper la verdad. Y de manera similar, la autenticidad es ser honesto sobre quién eres. En una relación fuerte, ambas personas tienen la autonomía para expresar su ser auténtico.

  7. Afecto y emociones positivas: Estar cerca de otra persona debería elevarte y hacerte sentir bien, y el afecto les demuestra que te sientes así. Y esa comunicación no tiene por qué ser física. En una relación de trabajo, podría significar un cálido saludo por correo electrónico o una sonrisa.

Leer Más:  Mejora la comunicación por correo electrónico: Una guía de etiqueta y formato

Subir