Responsabilidad vs. rendición de cuentas: distinciones y ejemplos en el lugar de trabajo

Consejos para el usuario para desarrollar la responsabilidad y la rendición de cuentas:

  • Sé un ejemplo: Muestra los comportamientos que deseas ver en los demás.
  • Construye confianza: Escucha las preocupaciones, ideas y problemas de las personas.
  • Promueve la alineación cultural: Actúa y habla consistentemente sobre las normas de la empresa.
  • Mide objetivamente: Proporciona métricas claras para evaluar el rendimiento.
  • Proporciona retroalimentación oportuna: Crea un espacio seguro para compartir información sobre el rendimiento.
  • Involucra a los empleados: Utiliza sesiones de lluvia de ideas y otras actividades para aumentar la motivación.
  • Apoya: Ofrece sesiones de revisión para brindar apoyo y reconocimiento.
  • No responsabilizes a los demás: Permite que las personas se responsabilicen y acepten las consecuencias de sus acciones.

¿Qué es la responsabilidad?

La responsabilidad es la capacidad de responder a situaciones y eventos en nuestras vidas, así como de realizar o completar tareas asignadas. Implica la aceptación de las propias acciones y la voluntad de asumir las consecuencias que conllevan.

¿Qué es la rendición de cuentas?

La rendición de cuentas es el reconocimiento y aceptación de nuestras responsabilidades, así como el hecho de ser responsables por los resultados de nuestras acciones, decisiones y errores. Implica:

  • Aceptación: consentimiento para recibir o emprender algo ofrecido.
  • Obligación: aceptación del poder vinculante de una promesa.
  • Propiedad: asumir la responsabilidad de una idea o problema.
  • Responsabilidad: explicar acciones o decisiones.
  • Opción: tomar una decisión cuando se enfrenta a dos o más posibilidades.
  • Compromiso: estar emocionalmente obligado a un acuerdo o responsabilidades.
Leer Más:  ¡La motivación laboral: el motor del éxito y la felicidad en el trabajo!

Responsabilidad vs. rendición de cuentas

En pocas palabras, la diferencia entre estos dos conceptos es que eres responsable de las cosas y rindes cuentas a las personas, pero ambas son una elección consciente que viene de adentro.

Aunque estos términos suelen usarse como sinónimos, varias características los separan:

  • La responsabilidad se refiere a la obligación de realizar la tarea o cumplir con la regla; la rendición de cuentas implica responsabilidad por el resultado de la tarea o proceso.
  • La responsabilidad es impuesta mientras que la rendición de cuentas es aceptada.
  • La responsabilidad puede delegarse parcialmente, pero es imposible delegar la rendición de cuentas.
  • La responsabilidad puede o no medirse como parte del desempeño de un empleado, a diferencia de la rendición de cuentas, que debe medirse y debe medirse.
  • La responsabilidad define nuestros deberes hacia nosotros mismos y los demás. La rendición de cuentas exige que seamos responsables del cumplimiento o no cumplimiento de nuestra responsabilidad.
  • La responsabilidad es binaria y lineal, mientras que la rendición de cuentas es no binaria y no lineal.

Responsabilidad y rendición de cuentas en el lugar de trabajo

La responsabilidad frente a la rendición de cuentas se reduce al esfuerzo frente a los resultados. Es decir, un miembro del equipo puede ser responsable de completar una tarea o proyecto y responsable de garantizar que se realice correctamente. Esto puede aplicarse tanto a líderes como a colaboradores individuales.

Cómo crear una cultura de rendición de cuentas

Una cultura de rendición de cuentas fomenta que todos los líderes y colaboradores individuales asuman el control de sus propios resultados. Cuando la rendición de cuentas es una forma de vida para todos los empleados, las empresas pueden beneficiarse de:

  • Tomar decisiones mejores y más rápidas
  • Aprovechar las habilidades y opiniones de todos los miembros
  • Evitar perder tiempo y energía en conflictos
  • Tener empleados más comprometidos
  • Aumentar la productividad
  • Brindar un mejor servicio al cliente
  • Tener menos microgestión y más autonomía en los equipos
  • Desarrollar confianza
  • Disminuir la cultura de silos
  • Lograr mejores resultados
Leer Más:  52 propósitos de Año Nuevo para 2024

Consejos para que los gerentes desarrollen responsabilidad y rendición de cuentas

Si bien la rendición de cuentas recae en última instancia en los líderes de la empresa, cada miembro del equipo puede ser individualmente responsable de su propio papel para alcanzar los objetivos del equipo.

Aquí hay algunos consejos para fomentar la responsabilidad y la rendición de cuentas:

  • La rendición de cuentas comienza con usted. Sea un ejemplo de los comportamientos que desea ver en su empresa. Usted es responsable de los fracasos y éxitos de su equipo. Si no predica con el ejemplo, ¿por qué debería interesarle a su gente hacerlo?
  • Genere confianza. Sin confianza, verá la cultura de la culpa y las víctimas ocultando información que los empleados creen que podría usarse en su contra. Para crear confianza, escuche y comprenda las preocupaciones, ideas y problemas de las personas.
  • Promueva la alineación cultural. Actúe y hable de manera consistente sobre "cómo se hacen las cosas por aquí". Implica vivir los valores, supervisión de apoyo, expectativas claras y protocolos de trabajo en equipo, comportamientos y ética.
  • Mida objetivamente. Proporcione métricas claras mediante las cuales se medirá a todos los miembros del equipo. Las metas y objetivos deben basarse en resultados y hechos, no en opiniones, políticas o luchas de poder.
  • Brinde comentarios oportunos sobre el desempeño. Proporcione un espacio seguro para compartir información sobre cómo mejorar el desempeño, así como para discutir temas difíciles sin culpar a nadie. El objetivo siempre debe ser resolver problemas y encontrar soluciones.
  • Involucre a los empleados. Tome medidas para aumentar la motivación de los empleados. Utilice sesiones de lluvia de ideas, discusiones de cafés, reuniones de preguntas y respuestas con el CEO, comités de empleados y reuniones municipales.
  • Brinde apoyo. Establezca sesiones de revisión para preguntar cómo les está yendo a las personas. Le brinda la oportunidad de brindar apoyo cuando y si es necesario, o elogiar y alentar cuando las cosas van bien.
  • No responsabilice a las personas. Con un apoyo continuo, las personas deben hacerse responsables y aceptar las consecuencias de sus acciones. No castigue a las personas por cometer errores, pero deje en claro que los errores tienen consecuencias.
Leer Más:  ¡Redefine tu camino con el coaching de estilo de vida!

Subir