¡Sé un aliado de los grupos marginados en tu lugar de trabajo!

¿Por qué es esencial ser un aliado de los grupos marginados en tu lugar de trabajo?

Como seres humanos, todos tenemos el poder de defender los derechos de los demás y de promover cambios positivos. Para que se produzca un cambio real, la mayoría debe apoyar y defender a la minoría. Por lo tanto, la necesidad de que la alianza esté arraigada en nuestra cultura corporativa es mayor que nunca. Necesitamos un movimiento que sea capaz de inspirar un cambio sostenible.

¿Cómo convertirse en un aliado mejor?

En última instancia, todo el mundo tiene la capacidad de ser un aliado y utilizar sus privilegios para apoyar a alguien cuya voz o experiencia pueda ser silenciada.

Sé humano primero: lidera con empatía, hazlo personal y estate abierto al cambio

Ser un aliado no es sólo una cuestión intelectual. Es una cuestión de corazón y requiere un músculo de empatía bien desarrollado.

Siéntete cómodo estando incómodo

En un mundo donde el sesgo racial y las microagresiones han sido la norma, una alianza genuina significa presentarse valientemente donde existe la discriminación. En realidad, esto puede ser muy incómodo.

Edúcate para empezar a reconocer y nombrar lo que necesita cambiar

¿Cómo te motivas para determinar el curso de acción apropiado en tu situación actual? Educarte sobre las realidades del racismo y la discriminación es un buen punto de partida.

Empieza a ponerte de pie y a actuar

Es importante que la gente no se quede al margen en estas y otras situaciones similares. En su lugar, estos son los lugares donde te convertirás en un aliado útil. Y, para ello, un término vital a tener en cuenta es la palabra "acción".

Leer Más:  Tiempo parcial vs. tiempo completo: ¿Cuál tiene mejores beneficios?

Para convertirte en un aliado práctico, tus palabras y acciones deben estar alineadas. Las palabras sin hechos son perjudiciales y pueden suprimir la capacidad de cualquier organización para mejorar su cultura. Si una alianza no está activa, es sólo una animadora de apoyo. Las animadoras no acercan el balón a la portería. Para hacer un cambio, todo se reduce a hacer coincidir tus palabras con tu comportamiento y a poner tu dinero donde está tu boca.

Subir