Técnicas de conexión a tierra: Guía para mantenerse centrado y en el presente

Consejos para mantener la estabilidad emocional:

  • Respiración consciente: Realiza ejercicios de respiración profunda, como la respiración en caja, para calmar la mente y el cuerpo.
  • Higiene del sueño: Establece un horario de sueño regular, evita las siestas y reduce el consumo de cafeína antes de acostarte para mejorar la calidad del sueño.
  • Bienestar físico: Prioriza una alimentación saludable, el ejercicio regular y las prácticas de relajación, como el yoga, para reducir el estrés y mejorar el bienestar general.
  • Trabajar con el "crítico interno": Sé consciente de tu diálogo interno y desafía los pensamientos negativos o críticos.
  • Identificar la catastrofización: Aléjate de los peores escenarios y céntrate en los hechos y las posibles soluciones.
  • Conexión con la naturaleza: Pasa tiempo al aire libre, descalzo, para experimentar los efectos calmantes de la conexión con la tierra.

¿Qué son las técnicas de conexión a tierra?

Las técnicas de conexión a tierra son estrategias para calmar la mente en momentos de mayor preocupación, ansiedad o estrés. Su objetivo es aliviar los síntomas físicos, como palpitaciones o pensamientos acelerados. Gradualmente, estas técnicas pueden reconfigurar el enfoque ante situaciones abrumadoras.

Cuando te "conectas a tierra", te reconectas con el momento presente. El acto de realinearte con el entorno circundante también se denomina "conexión a la tierra".

Cómo conectarse a tierra con los 5 sentidos en el momento presente

Si te notas abrumado o ansioso, haz una pausa en lo que estás haciendo y concéntrate en tus cinco sentidos. Al hacerlo, tu mente se enfoca en el entorno actual en lugar de rumiar sobre lo que vendrá.

Leer Más:  ¿Despedido o renunciante? Los pros y contras de cada opción

Vista: Observa tu entorno visual. Elige un color y cuenta todos los elementos de tu espacio inmediato con ese color. También puedes tomarte un momento para sentarte y mirar por una ventana al mundo exterior mientras respiras larga y lentamente.

Sonido: Cierra los ojos y sintoniza el mundo audible. Identifica los diferentes sonidos en tu espacio. Si estás en un ambiente tranquilo, implementa técnicas de respiración y presta atención al sonido de tu respiración. Si tienes un programa de televisión o una canción favorita que te relaje, ponla.

Tacto: Cierra los ojos y concéntrate en las sensaciones físicas que te rodean. ¿Cómo se siente tu cuerpo sentado en la silla? ¿Cuáles son las texturas de tu ropa? Si tienes juguetes inquietos a mano, considera jugar con ellos y concentrarte en cómo se sienten. Si te sientes sobrecalentado, considera sostener un cubo de hielo en el interior de tu muñeca para ayudar a enfriar tu cuerpo y reducir tu ritmo cardíaco.

Gusto: Si tienes la posibilidad, toma un refrigerio y come lentamente, prestando mucha atención al sabor de tu comida. Puedes intentar tener dulces agrios o algo salado en tu escritorio. Elige algo con un sabor agradable en el que sea fácil concentrarse. Toma pequeños sorbos de agua o té mientras te concentras en la respiración profunda.

Olfato: ¿Qué hueles en tu entorno? ¿Hay una vela cerca que tenga un aroma que disfrutes? Centra tu atención en los aromas que te rodean. Solo identifícalos y respira.

Al utilizar tus cinco sentidos, puedes detener los pensamientos ansiosos o en espiral en seco. Con mayor claridad sobre la situación que está causando la ansiedad, puedes replantear tu mentalidad o cambiar tu enfoque para aliviar su peso.

Leer Más:  Señales sutiles de que no estás obteniendo el ascenso

Subir