Viviendas multigeneracionales: beneficios y desafíos

Consejos para vivir en un hogar multigeneracional:

  • Crea espacios separados y comunes para fomentar la comunidad y la privacidad.
  • Respeta el tiempo, el espacio y las reglas de los demás.
  • Comunica las expectativas y los sentimientos abiertamente para evitar tensiones.
  • Crea oportunidades para que los cuidadores se recarguen.
  • Incorpora actividades intergeneracionales para reforzar los lazos.
  • Establece expectativas y respeta los límites para una convivencia armoniosa.
  • Fomenta actividades que promuevan la unión, como cenas familiares o excursiones.
  • Cuida a los cuidadores principales del hogar para evitar el estrés mental y el agotamiento.

¿Qué es una vivienda multigeneracional?

Una vivienda multigeneracional es un hogar en el que viven bajo un mismo techo tres o más generaciones. Por lo general, se trata de 2 o 3 generaciones adultas relacionadas, además de niños.

Si eres abuelo, se trata de ti, tu hijo, ambos cónyuges (si los hay) y tus nietos. De lo contrario, si eres padre, suele ser tú, tu cónyuge (si lo hay), tus padres y tus hijos.

A veces, una vivienda multigeneracional tendrá ambos conjuntos de suegros. O bien, también puede incluir a un tío o una tía, o a un bisabuelo, ¡como en el hogar de Gagandeep!

¿Cómo funcionan las viviendas multigeneracionales?

En las viviendas multigeneracionales, las familias suelen tener áreas de estar separadas bajo el mismo techo. También tienden a dividir las facturas y las tareas del hogar y, a menudo, se unen para cuidar más allá de su familia inmediata.

Por ejemplo, los Ocasio viven bajo el mismo techo con su hija y sus nietos, pero tienen espacios de vida separados. Ramón Ocasio vive arriba con su esposa. Su hija Mónica vive abajo con sus hijos. Tienen dos cocinas y entradas separadas.

Leer Más:  Explorar múltiples áreas: La clave para el crecimiento profesional

Ramón tiene un mejor puntaje crediticio, por lo que la casa está a su nombre. Paga la hipoteca mientras Mónica se encarga de las facturas de gas, electricidad y cable. Como resultado, cada familia siente un mayor bienestar financiero gracias al acuerdo.

Los abuelos ayudan con el cuidado de los niños, recogen a los niños más pequeños de la escuela. Mónica se siente más apoyada como madre trabajadora. También los llevan a las citas médicas a veces cuando Mónica está atrapada en el trabajo.

Del mismo modo, Mónica y sus hijos ayudan a Ramón y a su esposa. Mónica cocina con frecuencia para toda la familia. Los niños mayores llevan a su abuela a las citas con el médico y ayudan a sus abuelos a resolver problemas tecnológicos.

Subir